Inicio Web. Inglaterra, modelo para el impulso de la banda ancha

Inglaterra, modelo para el impulso de la banda ancha

British Telecom llevará la batuta: Unión Europea

Aunque Gran Bretaña en ocasiones se enfrasca en intensas batallas en Bruselas, la encargada del sector de telecomunicaciones de la Unión Europea (UE) destacó al país como un modelo ejemplar en la carrera para impulsar la competencia en el sector de banda ancha.

Viviane Reding, comisionada de Medios de la UE, citó esta semana la decisión de dividir a BT de Reino Unido como un patrón potencial para otros operadores de telecomunicaciones anteriormente controlados por el estado.

Su sugerencia va directo al corazón del debate sobre cómo impulsar la inversión en redes de banda ancha ultrarrápidas para saciar la sed de este servicio por parte de empresas y consumidores europeos.

Las suscripciones a este servicio en Europa han registrado un marcado aumento desde 2002. Tres de cada 10 hogares utilizan el servicio, y los precios cayeron a un ritmo más veloz que el promedio global. Entonces, ¿por qué sugerir la división de compañías como Deutsche Telekom o Telefónica?

En el caso británico, BT acordó con el regulador nacional Ofcom en 2005 la creación de una unidad independiente responsable de dar acceso a sus redes a los distintos rivales. Esa división, que sigue siendo controlada por BT, está obligada a tratar a los competidores del mismo modo que a sus servicios.

La separación se produjo luego de que Ofcom estimara que la competencia era débil y que Reino Unido se estaba rezagando del resto de la UE en la adopción de banda ancha. Actualmente, Ofcom señala que esta “separación funcional” es una de las causas de que se hayan duplicado las velocidades máximas de banda ancha en Reino Unido. Los rivales de BT señalan que las suscripciones al servicio de banda ancha en Gran Bretaña se están acercando a los niveles de países nórdicos, que son los líderes a nivel mundial.

Varios operadores de telecomunicaciones más recientes de la UE ven con entusiasmo la posibilidad de cambio. Stefano Parisi, director general de Fastweb de Italia, comentó: “apoyamos ampliamente la postura de Reding. Se necesita más transparencia e inversión”.

Sin embargo, funcionarios de la UE insisten en que la separación forzada de los operadores será la última opción en caso de que fallen los demás intentos de superar la posición dominante de una compañía en el mercado. Pero persisten una serie de interrogantes.

Primero, ¿una separación forzada de los principales operadores frenará el gasto en nuevas redes de banda ancha ultrarrápida? Los críticos señalan que podría reducir los incentivos para que las compañías construyan infraestructura.

Por ejemplo, Reding está enfrascada en una disputa legal con Berlín en torno a su decisión de impedir que firmas rivales vendan sus servicios usando la nueva infraestructura de banda ancha de Deutsche Telekom, valorada en 3 mil millones de euros (4 mil millones de dólares). El conflicto se centra en cómo los grandes operadores pueden garantizar un rendimiento decente de sus inversiones.

Segundo, un estudio de la Comisión Europea que será publicado próximamente reconoce que los resultados del modelo de Reino Unido siguen siendo “un tanto limitados”.

Una tercer preocupación es que las condiciones del mercado varían mucho a lo largo de la UE. Según el estudio, mientras el organismo de control italiano está considerando dividir Telecom Italia, reguladores franceses y alemanes se preguntan si la “separación funcional” funcionará en otros mercados.

Los principales operadores de telecomunicaciones atacaron la sugerencia de Reding. Etno, el organismo representante de la industria, informó: “los precios al consumidor están cayendo consistentemente y los mercados son cada vez más competitivos. La separación funcional obligatoria implicaría una costosa y prolongada reorganización de las principales compañías europeas que sería irreversible”.

¿Detendrá esto a Reding en su afán por proseguir con la mayor reestructuración de las normas que gobiernan el sector de telecomunicaciones de la UE, con un valor estimado de 298 mil mde al año?

La funcionaria, originaria de Luxemburgo y a quien le encanta ser el centro de la atención, fue responsable de la polémica ley para recortar el costo de las llamadas internacionales por celular, decisión que enfureció a los principales operadores.

Ahora, debe convencer a los otros 26 comisionados de que su postura es correcta antes de lanzar formalmente su plan. Asimismo, requiere del apoyo de los países de la UE y del Parlamento europeo.

Acostumbrada a la controversia, Reding tiene un método consistente. La ex periodista y antiguo miembro del Parlamento europeo utiliza la técnica de “dejar caer bombas”, según la opinión de algunos participantes de la industria.

Fuente: El Universal, México

Opinión