Inicio Web. Internet y nuestro cambio cultural

Internet y nuestro cambio cultural

De visita en México, Jeffrey Cole, director del Centro para el Futuro Digital, en la Universidad del Sur de California, hizo una alianza con el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) para realizar análisis profundos del impacto que la red ha tenido en la vida de las personas

El impacto a largo plazo del poder de internet y de las tecnologías sin cables será más significativo que el de la televisión. Internet ha cambiado la forma de comunicamos, trabajar, jugar y aprender; hoy ya no existe ningún medio que no esté siendo afectado por la web, afirmó Jeffrey Cole, director del Centro para el Futuro Digital en la Universidad del Sur de California (USC), en entrevista exclusiva para El Universal.

Con una trayectoria de 25 años como investigador, catedrático y conferencista, Jeffrey Cole es experto en medios y tecnologías de la comunicación. El instituto que preside es parte de la escuela Annenberg para la comunicación de la USC y se dedica a la investigación y las políticas que tengan un efecto benéfico en la vida de las personas, buscando maximizar el potencial de los medios masivos y las tecnologías de la comunicación.

El especialista señaló que desde hace siete años el instituto realiza investigaciones acerca del uso de internet; comenzaron en Estados Unidos y ahora abarcan 26 países.

Cole ve a México como un país avanzado que ya está en la era digital (mencionó el caso del Sistema de Administración Tributaria, que permite declarar los impuestos por internet); sin embargo, al instituto le faltaba hacer investigaciones en México, por lo que escogieron al Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) como socio para dicha labor.

Fernando Gutiérrez, director del departamento de Comunicación del ITESM, campus Estado de México, estará a cargo del proyecto de investigación y comentó que contará con el apoyo de la plantilla de profesores de comunicación, la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI) y algunas empresas.

Cole detalló que toman una muestra representativa de la población, a la que dan seguimiento de sus comportamientos año tras año: “observamos como cambiaron, de no ser usuarios a conectarse por dial up (conexión a internet por línea telefónica) y luego a usar la banda ancha (internet de alta velocidad), que pensamos ha cambiado todo porque les permite siempre estar conectados todo el tiempo, además ha convertido al internet en la fuente más importante de información”.

Con respecto al comportamiento de los internautas, Cole explicó: “Cuando iniciamos hubo quienes sugerían que los internautas tenían los ojos rojos porque pasaban toda la noche sin dormir, que están más gordos porque se sentaban muchas horas frente a la computadora, que no pasan mucho tiempo hablando con sus familias y amigos, son solitarios y depresivos. Pero en el 2000 encontramos que los usuarios duermen un poco menos de una hora a la semana de lo común, lo que no es una diferencia significativa, se ejercitan un poco más y gastan el mismo tiempo en conversaciones cara a cara con sus familiares y un poco más con sus amigos. Los adolescentes que envían mensajes instantáneos, emails y hacen llamadas telefónicas, en realidad lo hacen para comunicarse con sus amigos cuando no pueden hacerlo de frente y uno de los más grandes usos es para arreglar citas”.

Reveló que casi la mitad (43%) de los miembros de comunidades virtuales dicen que éstas son tan importantes como las reales, y lo mismo sucede con los adolescentes (49%).

El entrevistado refirió que vamos hacia un mundo donde la tecnología cambia todas las reglas, cada actividad -hasta los funerales- se ve afectada.

En cuanto a los medios masivos de comunicación, cree que la televisión no desaparecerá, pero la gente no verá más los comerciales y en cinco años los adolescentes ya no entenderán el contenido bajo una programación establecida.

En cuanto al cine, afirmó que se mantendrá, porque a la gente “le gusta salir y ver películas en las salas”. En cambio, sostuvo que la radio tiene más retos: “Si te gusta el jazz ya no tienes que escuchar lo que hay en tu vecindario, puedes oír las mejores estaciones de jazz en el mundo”.

Sobre los periódicos, el analista sugirió que deben estar constantemente actualizados y definir a sus lectores online y offline (tradicionales). En tanto no pueden vender las noticias porque son fáciles de encontrar en sitios web gratuitos, la buena noticia es que los anuncios clasificados “impactan más en internet y son más baratos, lo que soportará a los periódicos”.

Por otro lado, a pesar de la aparición de los blogs y páginas de comentarios personales, “la marca significa todo, leen el periódico porque saben que pueden confiar en el, porque conocen el nombre, aunque no lean la versión impresa”.

Contó que hace 30 años los adolescentes no leían los periódicos offline y parece que no lo harán, “pero hoy en día están más interesados en las noticias que ninguna otra generación en 70 años, saben lo que pasa en otras partes del mundo porque también les afecta”.

Manifestó que cada vez los internautas, en particular los jóvenes, pasan mas tiempo leyendo libros de texto en la computadora. “Tal vez mientras más cómodos se sientan leyendo en línea comprarán menos libros”, señaló.

Fuente: El Universal, México

Opinión