Inicio Tecnología. iPhone: entre el entusiasmo y la prudencia

iPhone: entre el entusiasmo y la prudencia

Apple va camino de convertirse de una compañía de ordenadores a un fabricante de hardware y software elegante y fácil de usar orientado al estilo de vida digital.
 
El nuevo dispositivo de Apple está generando un rosario de opiniones de analistas y especialistas del sector tecnológico. Tras los primeros (y entusiastas) comentarios, la prudencia se impone: ¿Estamos ante una auténtica revolución?

Al mismo tiempo que Steve Jobs sacaba de sus chistera el nuevo aparato (La “reinvención del teléfono móvil”, según sus propias palabras), los mercados reaccionaron y las acciones de Apple se dispararon (con el consiguiente castigo a la nueva competencia, es decir: RIM, Palm, Nokia, etc.).

Nadie pone en duda a estas alturas el enorme potencial del iPhone, sobre todo tras el éxito del iPod, con más de 70 millones de unidades vendidas desde su nacimiento en 2001.

El iPhone saldrá a la venta en junio en EEUU y a finales de año en Europa (Asia esperará al año que viene), y la compañía espera vender 10 millones de unidades en 2008, es decir, el 1 por ciento del total de móviles vendido en el mundo previsto para dicho año.

Los expertos ya han empezado a hacer sus predicciones. Tim Bajarin, presidente de la consultora de Silicon Valley Creative Technologies, augura una altísima demanda desde el primer día de venta, lo que se traducirá en un fuerte tirón en las ganancias de Apple. El sitio especializado ZDNet.com afirma que el nuevo iPhone tendrá “un impacto a largo plazo en la industria tecnológica”.

Por otro lado, pocos ven en peligro el liderazgo en telefonía de fabricantes como Nokia o Motorola. Otros, como Jesse Tortora de la firma Prudential, prefieren “esperar a ver si Apple introduce teléfonos con menos capacidades y más baratos orientados al público masivo”.

Con todo, Apple va camino de convertirse de una compañía de ordenadores a un fabricante de hardware y software elegante y fácil de usar orientado al estilo de vida digital. No en vano, el propio Jobs anunciaba durante su ‘Keynote’ la desaparición de la palabra “Computer” del nombre de la empresa: ahora es Apple, a secas.

Pero alertan: el precio (499 dólares por el modelo de 4 GB, 599 por el de 8 GB) es quizá demasiado alto comparado con otros dispositivos con funciones similares (como ciertos “smartphones”). Claro, que hace cinco años ofrecía por 399 un iPod con 5 GB de capacidad.

En cualquier caso, este precio podría limitar las ventas con respecto a la familia de iPod, tal y como afirma Chris Whitmore, analista del Deutsche Bank.

Todo indica que Apple podría repetir la fórmula de su exitoso reproductor, según los analistas citados por Reuters: comenzar a bajar el precio y a aumentar las prestaciones a medida que se popularice. De hecho, el iPod Nano de 4 GB (y no el de mayor capacidad) es el más vendido en estos momentos.

Fuente: vnunet.es 

Opinión