Inicio Tecnología. La agenda de las telecomunicaciones para 2007

La agenda de las telecomunicaciones para 2007

Antes de hacer un somero análisis de los principales temas específicos en materia de telecomunicaciones para 2007, debemos señalar que dentro de la agenda (y en realidad para los próximos años) se encuentra un tema global, más amplio: un cambio de fondo y de principio en el actuar que hace el Estado mexicano por medio de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Con esto queremos referirnos a la imperiosa necesidad de que la SCT siga políticas públicas que estén -y lo reflejen- comprometidas con la legalidad, con la imparcialidad, con la sana competencia, con la objetividad y la transparencia.

La SCT debe romper inequívocamente con la imagen de una secretaría que opera a favor de unos cuantos, que ve con cautela y suspicacia la iniciativa de los particulares, que no simplifica ni facilita, que contiene y administra sin facultades la competencia y las nuevas tecnologías, que actúa con una discrecionalidad de la que carece legalmente desde hace varios años.

Que se asume como área experta en el análisis y aprobación de proyectos privados, que hace arreglos oscuros fruto de componendas ilógicas y contra el interés público, que interviene con parcialidad en controversias entre particulares, que está celosa hasta el absurdo de las facultades de la Cofetel, y que, en fin, ha perdido casi en su totalidad la capacidad de interlocución con la industria.

En pocas palabras, se necesita que la SCT reencuentre su mandato, el que está claramente definido por la Ley Federal de Telecomunicaciones. Mandato que la compromete, en su quehacer de políticas públicas, con la sana competencia, con la apertura de espacios a los particulares, con la discrecionalidad acotada, con la cobertura social, y con la promoción de una regulación firme y sujeta a verificación y, en su caso, sanción.

Esperamos, pues, la recomposición de varios temas y el relanzamiento de otros, con apego a los objetivos claramente establecidos por el artículo 7 de la Ley Federal de Telecomunicaciones (LFT).

Para 2007 existen muchos temas específicos, cuya instrumentación corresponde, en buena medida, a la Cofetel. Señalaríamos los siguientes:

1) Consolidación del órgano regulador. Dado el enorme descrédito “logrado” durante la mayor parte de la pasada administración, así como el hecho de que apenas en abril de 2006 se publicaron las reformas a la LFT y a la Ley Federal de Radio y Televisión, la Cofetel tiene como retos para 2007 el consolidar su autonomía, su imagen y sus estructuras.

Si bien se están dando cambios muy positivos en corto plazo, es necesaria la expedición pronta de su reglamento interno, emitido por el Presidente de la República.

2) Emisión de regulación en materia de portabilidad, de interconexión y de separación contable entre servicios y operadores. Se trata de tres temas básicos para la seguridad jurídica y el desarrollo del sector.

3) Convergencia. Se trata de un tema en sí mismo que debe ser tratado con independencia de la regulación que se emita en materia de portabilidad e interconexión.

4) Encontrar caminos que faciliten la implantación del sistema “El que llama paga” nacional.

5) Licitación de frecuencias para WiFi y WiMax.

6) Impulsar programas de cobertura social, con criterios transparentes y que permitan la participación de múltiples operadores de telecomunicaciones.

7) Como consecuencia de las autorizaciones de servicios de voz para las redes de televisión por cable, es previsible que la Cofetel deba resolver un número importante de divergencias en la negociación de convenios de interconexión entre redes locales.

8) Continuar la corrección de las distorsiones existentes en materia tarifaria entre los distintos servicios de telecomunicaciones, acusadamente en el caso de los servicios fijos y móviles.

9) Licitación urgente de la posición satelital 109.2º O, haciendo a un lado precios mínimos de referencia que en la práctica han resultado ser absurdos y contrarios al interés público.

10) Licitación de nuevas concesiones de radio y televisión abiertas.

11) Otorgamiento de permisos a estaciones culturales y educativas, incluyendo las que operan en comunidades aisladas.

12) Emisión de una política en materia de radio digital.

13) Simplificación de las obligaciones contenidas en los títulos de red pública de telecomunicaciones.

14) Fortalecimiento de las funciones de supervisión, vigilancia y sanción de la Cofetel.

15) Trabajo conjunto, coordinado y respetuoso entre la Subsecretaría de Comunicaciones y la Cofetel, da tal forma que se olviden afanes de dominio y control. Este trabajo debiera tener como frutos, por ejemplo, que la doble ventanilla se manejara de manera expedita y eficaz.

Por supuesto, no es una lista exhaustiva de temas, pero su sola enumeración nos permite ver la complejidad y diversidad de los trabajos por venir.

Será indispensable que las autoridades involucradas y los propios particulares se muestren comprometidos con la observancia del principal instrumento de política pública y de regulación que existe en un Estado de derecho como el que priva en México: la Ley Federal de Telecomunicaciones. Sin este faro será muy difícil llegar a buen puerto, como la experiencia reciente nos lo enseña.

Fuente: El Financiero, Federico González Luna Bueno, Presidente del Instituto para el Derecho de las Telecomunicaciones 

Opinión