Inicio Tecnología. La fibra oscura de la CFE dará claridad al sector

La fibra oscura de la CFE dará claridad al sector

Por fin. La Comisión Federal de Electricidad que encabeza Alfredo Elías Ayub anunció la licitación de dos hilos de la llamada fibra oscura, que se trata de fibra óptica que no se utiliza.

La noticia es muy buena, por donde se le mire, se trata de una gran novedad esperada con ansia por todos los participantes de la industria y que en términos reales cambiará la configuración del sector de las telecomunicaciones de nuestro país.

Más allá de la opinión de expertos y de involucrados en este segmento; por ejemplo, Gerardo González Abarca, excomisionado de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) dijo en un evento la semana pasada que no entendía el porqué de las reacciones, que no se trataba del gran anuncio.

Gonzalo Martínez Pous, comisionado que curiosamente ocupa una de las sillas de la Cofetel que dejó González Abarca mediante una resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se declaró en la dirección de que el anuncio era importante, pero insuficiente dado que la CFE aún tiene 34 hilos más de la llamada fibra oscura para arrendar.

La Cámara Nacional de la Industria de las Telecomunicaciones por Cable, que en voz de su presidente Alejandro Puente, se negó de manera rotunda a que Teléfonos de México, de Carlos Slim participe en la licitación de los dos hilos que anunció la CFE, será uno de los principales actores de los que marcarán el ritmo de lo que podría ser el tramo final de un maratón, y del que no todos van a llegar a la meta, algunos no les alcanzará el aire, ya verá.

Por lo pronto, los conflictos que estaremos viendo en las telecomunicaciones subirán de tono, pero tome nota es el tramo final; se acabaron los tiempos en que las empresas no seguían las instrucciones de la autoridad, esto a pesar de la lentitud, por decir lo menos, de la Cofetel, la que ya no tiene tiempo que perder para imponerse, es el momento exacto en el que debe ser el actor principal de esta historia, no puede negar ya por más tiempo su rol protagónico.

Red de competencia, “va de nuez”

El Centro de Investigación y Desarrollo (Cidac) que preside Verónica Baz relanzó la Red de Competencia y Regulación en días recientes y que comandará la investigadora del Cidac María Cristina Capelo.

Desde luego que esto por sí mismo es trascendente, pero en un entorno de crisis económica cobra mayor relevancia, y además en un momento en el que el Convenio Marco de México (que dirigía Luis Gerardo Traslosheros) con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) está sin cabeza, a lo que hay que sumarle la salida de Carlos García Fernández de la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) y que al igual que el Convenio Marco no se ve para cuándo se nombrarán los nuevos directores, la iniciativa del Cidac tiene mayor relevancia.

Eduardo Pérez Motta ya ha advertido que con la crisis las prácticas monopólicas podrían incrementarse y que la tentación de controlar mercados por parte de las empresas en tiempos de baja en el consumo se va a la alza.

Ejemplos hay muchos, pero saltan a la vista los cantos que se oyen por no pocas columnas de negocios que la fusión entre Aeroméxico y Mexicana es inminente y hasta adelantan que ya se está en conversaciones con la Comisión que preside Pérez Motta, lo que es tan falso que Aviacsa se va a recuperar o que Avolar ya se recuperó.

Pareciera que alguien, siendo mal pensado ¡eh!, tiene interés en generar una corriente de opinión que pidiera a gritos la fusión de las aerolíneas por el bien público de la nación como la salida natural a la crisis de ambas empresas, cuando lo que aparece en la perspectiva es el ingreso de líneas aéreas de otros países al mercado nacional, lo que ya sabemos, a algunos no les gusta, pero de que eso generaría competencia es innegable.

Fuente: El Economista, Pedro Suárez Aguilar, México
 

Opinión