Inicio Tecnología. La FTC investiga la compra de DoubleClick por Google

La FTC investiga la compra de DoubleClick por Google

Si bien la investigación se ha abierto por cuestiones antimonopolio, también se debate la protección de la intimidad de los usuarios

La Federal Trade Commission ha abierto una investigación antimonopolio preliminar respecto al acuerdo de compra alcanzado entre Google y la compañía de publicidad online DoubleClick, fijado en 3.100 millones de dólares, según una fuente consultada por el diario The New York Times. Por su parte, un portavoz de la FTC afirmó que la agencia no hace comentarios sobre investigaciones pendientes.

De acuerdo con esta fuente, la investigación habría comenzado a finales de la semana pasada, después de que se decidiera que fuese la FTC y no el departamento de Justicia quien dirigiese la operación, pese a que ambas instituciones comparten la responsabilidad de controlar las aplicación de las políticas antimonopolio.

La alianza entre DoubleClick y Google, anunciada el pasado mes de abril, provocó en su momento la preocupación de diferentes actores del mercado, así como entre varios grupos de abogados, lo que motivó una investigación preliminar. En los próximos días, la FTC deberá decidir si amplía la investigación, en un paso conocido como “segunda solicitud ” de información, lo que sugeriría que la pretendida adquisición da lugar a cuestiones antimonopolio más graves.

Por su parte, Google ha afirmado que confía en que el asunto supere la investigación. “Tenemos confianza en que la investigación de la FTC concluirá que esta adquisición no supone ningún riesgo a la competencia, y que debería ser aprobada”, afirma Don Harrison, abogado senior corporativo de Google.

Además de la polémica suscitada respecto a la competencia, en los días posteriores al anuncio de la compra, tres grupos de abogados (Electronic Privacy Information Center, Center for Digital Democracy y United States Public Interest Research Group), presentaron una solicitud ante la FTC para que investigara las posibles implicaciones que la fusión tendría sobre el derecho de intimidad de los usuarios.

En su reclamación, los grupos señalaban el hecho de que Google recoge los historiales de búsqueda de sus usuarios, mientras que DoubleClick registra qué sites visitan. Por ello, la fusión “proporcionaría a una compañía el acceso a más información sobre las actividades de los usuarios en Internet de la que tiene cualquier otra compañía en el mundo”.

Sin embargo, las cuestiones relacionadas con la intimidad no se caracterizan por ser la preocupación principal de las autoridades antimonopolio, que ponen el énfasis en el impacto sobre la competencia, dejando a un lado los derechos de los usuarios. Por este motivo, la defensa del derecho a la intimidad sólo será considerada si se relaciona estrechamente con la posible existencia de un monopolio.

En este mismo sentido, Google se enfrenta a una investigación similar parte de la Unión Europea, respecto a lo que la compañía se muestra tranquila y alega que su negocio está basado en la confianza de los usuarios.

En cualquier caso, la alianza entre Google y DoubleClick no es la única en el mercado de la publicidad online. Así, avanzado el mes de abril, Yahoo anunció que pagaría 680 millones de dólares por hacerse con el 80 por ciento de Right Media, una compañía de compra-venta de publicidad online.

Posteriormente, en el mes de mayo, la agencia WPP dio a conocer que pagaría 649 millones de dólares por 24/7 Real Media, cuyo negocio de anuncios compite directamente con DoubleClick. Por su parte, Microsoft acordó pagar 6.000 millones de dólares por aQuantive, una compañía de publicidad en Internet, que cuenta con una unidad (Atlas) que compite con DoubleClick.

Todas estas operaciones hacen que el directivo de Google concluya que “la industria de la publicidad online es un espacio dinámico y en evolución, tal y como lo evidencian el número de adquisiciones anunciado recientemente”. “La competición en esta industria ofrecerá más anuncios relevantes a los usuarios, y más posibilidades de elección a los anunciantes y publicistas online”, concluye Harrison.

Entre los competidores que han solicitado la investigación antimonopolio, además de Microsfot -que perdió en la puja por hacerse con DoubleClick– figura también AT&T, que distribuye servicios en Internet como el de televisión digital.

Fuente: Silicon News, España

Opinión