Inicio Tecnología. La Radio Comunitaria en la Convergencia (Columna de Ernesto Piedras)

La Radio Comunitaria en la Convergencia (Columna de Ernesto Piedras)

En la mayoría de los mercados de bienes y servicios, la maximización del bienestar social obtiene con la operación eficiente de mercados en competencia. Sin embargo, esta aseveración no es de aplicación universal, al menos, no para todo tipo de sectores.

En efecto, no todos los mercados individuales son susceptibles de operar óptimamente con base en “la mano invisible” de Adam Smith, según la cual la suma de esfuerzos individuales garantizaba que la sociedad en su conjunto
alcanzara un resultado socialmente óptimo, es decir, que maximizara simultáneamente el bienestar individual y el social.

En efecto, no todos los “mercados” son igualmente importantes ni operan por los mismos mecanismos y reglas. Una de las limitaciones que se derivan de las deficiencias del mercado se relaciona con la existencia de bienes públicos
entendidos como aquellos que, siendo socialmente deseables, no son susceptibles de exclusión en su uso ni presentan rivalidad en su apropiación. Tanto los Medios Públicos en general, como el caso de la Radio Comunitaria (RC) en particular, constituyen un caso del tipo de bienes público.

Radio Comunitaria y Estructura de Mercado

Otra característica del mercado que hace más evidente la necesidad de una Política Pública específica para la RC es el hecho de que la configuración de mercado de los sectores de telecomunicaciones y de radiodifusión, tiende a una
alta concentración de la oferta de la industria. Históricamente, las infraestructuras han operado como monopolios, incluso gubernamentales. Es en épocas recientes, que conjuntamente la tecnología y la regulación facultan gestar formas de competencia, que han reportado ganancias en términos de accesibilidad y adopción social.

Ante tales limitaciones de la estructura de mercado y la existencia de bienes públicos, el papel del estado no necesariamente debe ser afectar la configuración del mercado, si bien se reconoce que en sus acciones puede
influir en esa estructura. En efecto, su papel es, primordialmente, asegurar la producción de ese bien público y su correspondiente distribución o difusión entre aquella población que desee su uso.

Aquí toman relevancia los Medios Públicos y más específicamente, la RC, como elemento crucial de la operación del sector de las Comunicaciones Convergentes, es decir, la integración de la radiodifusión y las telecomunicaciones de nueva generación.

Así, la radiodifusión comunitaria enfrenta en algunos casos las limitaciones anteriormente descritas, en cuanto a su maximización del bienestar social. El mercado no cuenta con capacidades suficientes para asegurar que los agentes
privados produzcan estos servicios socialmente deseables, debido a su baja rentabilidad derivada de que los consumidores no están dispuestos a pagarlos o no cuentan con el suficiente poder adquisitivo. Es ahí cuando las políticas públicas son un mecanismo necesario para garantizar la producción y la distribución suficientes.

Subproducción de Contenidos

La Radio Comunitaria es la base y parte esencial de los medios públicos, operando en creciente cercanía con el sector de las telecomunicaciones, en donde predomina una estructura de mercado oligopólica. Tal estructura implica una subproducción de medios no rentables, aun siendo sus funciones y producción de contenidos socialmente deseables.

La subproducción de medios públicos no sólo perjudica el bienestar social, sino que pone a México en una amplia desventaja en materia de competitividad y de acceso a contenidos culturales con respecto al extranjero.

Los anteriores son los argumentos de bienestar social, pero por el lado de la productividad y la competitividad, es discernible también la importancia de su papel de servicio a las aproximadamente tres millones de unidades económicas micro, pequeñas y medianas que proliferan en las regiones susceptibles de cobertura por parte de la Radio Comunitaria.

Contribuciones al Desarrollo Integral

El desarrollo de políticas públicas para las autenticas RC repercute simultáneamente a nuestra sociedad en el aprovechamiento del potencial productivo y del bienestar, necesarios conjuntamente para cerrar nuestras
brechas digital y de desarrollo.

Con todo, el reto entonces es aprovechar al máximo este potencial económico de crecimiento y desarrollo de nuestra radiodifusión de contenidos sociales, culturales y educativos, en un marco de respeto de nuestra identidad y de
nuestra diversidad.

Un salto quántico en este tema es que existe ya, hoy día, una discusión gubernamental, legislativa y social que apunta a convertirse en un debate integral. Un buen punto de partida es el hecho de que hemos aprendido ya que
los recursos destinados a su fomento no representan un gasto, sino una inversión productiva que como tal, tiene capacidad de convertirse en un motor de crecimiento y de desarrollo para México.

Fuente: El Economista, Ernesto Piedras, Director General de The Competitive Intelligence Unit (www.the-ciu.net) 

Opinión