Inicio Tecnología. Las mexicanas le pierden el miedo a la tecnología

Las mexicanas le pierden el miedo a la tecnología

En México, el número de expertas en tecnología ha triplicado entre 2001 y 2004

El número de mujeres profesionales de la tecnología, como ingenieras en computación, redes o sistemas, ha aumentado en la última década, lo que desmiente el mito de que la fémina y la ciencia no conviven.

Y es que un mayor número de jóvenes -quienes han perdido el temor a enredarse las manos en telarañas de cables o al uso de un desarmador- optan por las carreras enfocadas al uso de la computadora y de la nueva tecnología.

“La participación de la mujer en funciones vinculadas con la tecnología es mayor porque ha demostrado gran competitividad en esta área”, opina, en charla con Notimex, Eunice Polo, de 33 años, Coordinadora de Cómputo del Colegio de México desde 2003.

Aunque las escuelas todavía desconfían de la mujer técnica, ella es tan capaz como el hombre de realizar el mismo trabajo en una PC, en opinión de la ingeniera en computación que participa en la supervisión de la red cibernética interna de Colmex.

Un estudio del INEGI le da la razón. Entre 2001 y 2006, la cantidad de usuarias de internet y de otras herramientas tecnológicas ha crecido de 3 millones a 9 millones. También indica que 49% de mujeres usan una computadora y 51 hombres.

Polo, quien estudió computación porque era “el boom” en los noventa cuando ella ingresó a la universidad, asegura que los obstáculos que enfrenta la mujer en el estudio de las nuevas tecnologías desaparecen cuando el maestro descubre que tiene talento.

Para muestra un botón. Eunice cuenta que hace cuatro años, cuando comenzó a laborar en Colmex, sus compañeros desconfiaban de ella, pero con el tiempo “demostré tener conocimientos y habilidades para desarrollarme en esta área”.

Hoy, además de ser asesora en computación del prestigiado centro de estudios, dirige las videoconferencias de los profesores.

Así, la experta en diseño de páginas web, quien participó en el Primer Foro de la Computación en 1997, considera que el éxito de la mujer en este nuevo espacio laboral depende de su propia disposición para demostrar su capacidad y conocimiento.

A veces, las áreas de soporte técnico requieren, en efecto, de la fuerza masculina para transportar maquinaria pesada, y por eso, son asociadas con el hombre. Pero “la fémina debe erradicar el mito” de que ella no es apta para las demás tareas tecnológicas, afirma.

Y es que hoy la mujer vive rodeada de la tecnología que maneja como antes las agujas de tejer. Desde una niña con los videojuegos, una joven con celular, una ama de casa con televisor hasta la profesional que usa la computadora y la Internet para su trabajo.

El resultado ha sido que la mujer moderna, sin casi darse cuenta, ha encontrado en el dominio de los avances técnicos un estilo de vida más práctico. Por ejemplo, el microondas ayuda a que las amas de casa cocinen con mayor facilidad y rapidez.

No es cierto que la mujer haya sido rezagada por la nueva era tecnológica, al contrario, argumenta Eunice, ella, en especial la joven, ha aprendido los programas básicos de computación y maneja los aparatos tecnológicos casi como si fueran una segunda piel.

De ahí que el ambiente profesional de la ingeniería en computación, por ejemplo, haya sido invadido por mujeres jóvenes que han perdido el miedo a los aparatos modernos y quieren ser creadoras de nuevas herramientas que faciliten su rutina diaria.

El avance de la mujer en profesiones como la tecnológica, antes acaparada de manera exclusiva por el varón, es una prueba más que la Hija de Eva tiene la misma capacidad intelectual, y hasta manual, que su par masculino.

Fuente: El Economista, México

Opinión