Inicio Tecnología. Las tarjetas eSIM son el futuro para la conectividad de IoT

Las tarjetas eSIM son el futuro para la conectividad de IoT

La tendencia en la industria es moverse hacia el uso de las eSIM, tarjetas embebidas directamente en el hardware de los dispositivos

Las tarjetas eSIM son el futuro para la conectividad de IoT
Las tarjetas eSIM son el futuro para la conectividad de IoT

El internet de las cosas (IoT) ofrece un gran potencial para nuevos servicios digitales y abre nuevas oportunidades de mercado, ante la proyección de que para 2020 habrá 28 billones de objetos conectados.

No obstante, este nuevo mundo conectado también presenta grandes retos en materia de seguridad, pues la confianza es vital para entregar servicios digitales a las personas, de acuerdo con Daniel Cuéllar, vicepresidente de Latinoamérica para MSI de Gemalto.

Por ello, las tecnologías que ofrece Gemalto se basan en dos procesos entrelazados:

1. Autenticación, que se refiere a la integración de software seguro en dispositivos y objetos para autenticar personas y cosas;

2. Protección, que es la ejecución de software seguro en plataformas para proteger y cifrar datos a través de las redes.

Lo anterior, permite crear un círculo de confianza en el Internet de las cosas mediante soluciones que permiten conectar, asegurar y monetizar las iniciativas de las empresas.

 

La evolución de las tarjetas SIM a las eSIM

Prototipo de tarjeta Gemalto con eSIM
Prototipo de tarjeta Gemalto con eSIM

Las tradicionales tarjetas SIM, que durante muchos años han sido utilizadas en los teléfonos móviles, ahora evolucionan hacia las eSIM (embeded SIM), que son tarjetas embebidas o incrustadas directamente en el hardware de los dispositivos.

Gemalto produce tarjetas eSIM para diversas industrias. Entre sus principales beneficios destaca el hecho de que vienen soldadas desde fábrica directamente a la placa y proveen una vida extendida de 3 a 15 años, además de que son resistentes a cambios drásticos de temperatura y proveen un grado más elevado de seguridad.

La compañía provee soluciones para la administración centralizada y remota de las tarjetas eSIM.

Se calcula que para 2021 sean desplegadas unos 670 millones de tarjetas eSIM, y más del 57% será en aparatos personales.

 

Las industrias se transforman

Las eSIM tendrán un enorme impacto en muchas industrias, como la energía, la telemetría, la medicina móvil y la automotriz.

En esta última, por ejemplo, facilitará la comunicación entre vehículos, los coches autónomos y los autos compartidos, en un sector en el que se espera que para 2020 existan 220 millones de autos equipados con conectividad, según cifras de Gartner.

El IoT en los vehículos abre oportunidades para nuevos servicios, como:

Telemetría: monitoreo continuo y control del mantenimiento del auto, solución activa de problemas o servicios mecánicos.

Tracking: mapas, rutas, servicios en el camino, asistencia móvil, seguridad, gas, estacionamiento, etc.

Infotainment: servicios de entretenimiento dentro del auto, como hotspot para navegar en Internet, música, video, radio, ofertas, concursos, etc.

En el caso de América Latina, General Motors ya trabaja para que todos sus automóviles cuenten con una eSIM implantada desde fábrica.

En el sector de energía, Gemalto se ha enfocado en optimizar los tradicionales medidores de consumo eléctrico hacia el llamado Smart Metering, un medidor digital que permite leer toda la red de forma remota.

Este sistema permite tener más información sobre qué se conecta, cuánto consume y cómo mejorarlo.

Lo anterior abre la puerta a la creación de nuevos servicios, dispositivos y modelos para la distribución y el consumo de energía dentro de la Smart Grid, con la que se busca crear una red no sólo de aparatos sino de servicios, y optimizarla en función de la demanda y respuesta.

En cuanto a la seguridad, se requiere identificar a cada objeto dentro de este ecosistema para prevenir accesos no autorizados.

 

Nuevas redes móviles

Esta tecnología también supone un reto para los operadores móviles, quienes deberán cambiar a un modelo de servicios en vez de enfocarse únicamente a la venta de líneas telefónicas.

En un mundo de dispositivos y ‘cosas’ conectadas creciendo de forma exponencial, la industria trabaja en la segmentación de las redes, de manera que los teléfonos móviles utilicen las redes 4G o 5G y los objetos IoT se conecten a través de otras redes, como NarroW-Band o CAT M.

Con ello se evitará la latencia entre redes para IoT y móviles y no se reducirá el ancho de banda, explica Héctor Cano, Director de ventas para México & CENAM de Gemalto.

Se busca que ‘estas redes sean inteligentes y si anticipen a las contingencias. La tendencia es moverse hacia eSIM’.

Con las eSIM, los usuarios no necesitan cambiar de tarjeta, sino que esta se adapta al proveedor de la red móvil, de sus suscripciones y de la región en la que se ubica.

 

IoT transforma el entorno

‘Hay un incremento acelerado en conectar máquinas’, indica Romero, pero ‘no se trata de sólo poner un sensor, sino ver cómo interactúa en el ecosistema’, asegura Carlos Romero, Marketing Business Dev IoT Latam de Gemalto.

‘El Internet de las cosas no es una tecnología aislada, sino que forma parte de un engrane de transformación en todos los aspectos’, agrega.

IoT crea ecosistemas abiertos para conectar equipos y sistemas, lo que permite extraer información valiosa y aprovecharla para que tenga sentido, en un entorno controlado y sin datos desestructurados.

Opinión