Inicio Social Media. Los adolescentes abandonan Facebook

Los adolescentes abandonan Facebook

Muchos adolescentes han dejado usar Facebook y migrado a plataformas para compartir imágenes como Instagram

acoso-mujer-cyber-bullying-redes

Facebook está registrando el abandono por parte de los adolescentes, según estudios recientes que indican que el arraigo de los usuarios a esta red social puede estar disminuyendo, especialmente en el mundo desarrollado.

Según Pew Research Center, el 71% de los adolescentes estadounidenses que están en Internet usaban Facebook en 2015. Ahora, apenas la mitad dice que lo hace.

Entre aquellos que siguen haciéndolo, una parte cada vez mayor parece que intenta reducir al mínimo el uso de Facebook, aunque su utilización de otras plataformas de redes sociales, como Instagram, parece que aumenta.

 

¿Por qué este cambio?

Facebook suscita mucha preocupación: es adictivo, recopila y distribuye demasiados datos personales y fomenta la envidia y la depresión. Es comprensible que algunos vean con alegría la perspectiva de que Facebook se lleve su merecido. Pero como sucede con cualquier cambio en el comportamiento, habrá quien salga ganando y quien salga perdiendo; y también algunas sorpresas.

La red social creada por Mark Zuckerberg ofrece un amplio abanico de tipos de datos que se pueden compartir, como enlaces, textos, fotos, videos y más, cumpliendo así un gran número de funciones. A menudo se utiliza para una simple comunicación interpersonal, pero también es útil para crear grupos de discusión, compartir noticias y organizar eventos.

A pesar de la controversia sobre el papel de Facebook en la difusión de noticias falsas, la plataforma desempeña un importante papel a la hora de que los jóvenes se informan. Hay pruebas que indican que los que usan las redes sociales para informarse tienen más probabilidades de ser políticamente activos.

Al parecer el uso de Facebook por parte de los adolescentes disminuye más rápido entre aquellos que son ricos en Estados Unidos, y está siendo sustituido por otros servicios de redes sociales como Snapchat e Instagram.

Aunque realmente no se sabe muy bien la razón, el cambio de las pautas de comunicación basado en la clase, plantea preguntas sobre sus consecuencias sociales más generales.

Facebook mantiene a los conocidos en contactos entre ellos, ayuda a crear redes de contactos informales y permite la organización de grupos políticos y sociales. Si los adolescentes adinerados dejan Facebook, ya no podrán disponer de estas herramientas.

Por otra parte, si los adolescentes ricos son los que ejercen el poder y tendrán influencia en el futuro, y se marchan de Facebook, puede ser otra forma de fragmentar la sociedad, porque los que tienen más dinero van a buscar formas más exclusivas de hacer contactos.

Los algoritmos de Facebook tienden a mostrar a los usuarios principalmente las vidas y los intereses de los que son más cercanos a ellos, pero también les permite recibir información de vez en cuando, sobre las vidas de otros amigos más lejanos. Al abandonar la red, los ricos pueden perder una manera de saber algo sobre las vidas de los menos afortunados.

 

El video es el nuevo texto

También vale la pena analizar las consecuencias sociales y educacionales más generales de que se deje de compartir texto y se pase a compartir imágenes y videos.

La cantidad de texto que se utiliza en la comunicación en Internet ha disminuido poco a poco. Por ejemplo, un tuit normal tiene unos 50 caracteres de largo, y aunque Facebook ofrece diferentes maneras de interactuar, subir un video aumenta las posibilidades de que otros lo vean, lo cual fomenta un abandono del texto. Y salvo los hashtags opcionales, es posible que las imágenes que se publican en Instagram y en Snapchat no vayan acompañadas de ningún texto.

Es posible que este abandono del texto tenga un efecto secundario inesperado, como es la pérdida de influencia de los pobres en las redes sociales.

Los primeros investigadores pensaban que la comunicación basada en el texto a través de Internet permitiría que aquellos que tengan una condición social más baja participaran en las discusiones y en los debates en mayor igualdad de condiciones, porque los lectores no podrían juzgar a los participantes por su género, raza o su clase social.

Ahora, naturalmente, los perfiles de las redes sociales proporcionan a los lectores indicaciones sobre las pistas sociales, lo que reduce este efecto, pero los mensajes basados en texto todavía pueden superar las barreras sociales con más eficacia que el video.

 

A futuro

Es posible que las técnicas y las herramientas de video lleguen estar al alcance de todos, pero esto conlleva el riesgo de que se genere un entorno de redes sociales centrado en el video en el que principalmente la gente comparte videos y fotos para conversaciones interpersonales superficiales.

Esto puede hacer que las fuerzas comerciales y los más pudientes dominen la esfera pública en el video en Internet. Los educadores pueden ayudar a los jóvenes a entender las redes sociales y aprender a utilizarlas mejor y de manera más segura.

Los expertos, los educadores y los legisladores tienen dificultades para seguir el ritmo del cambio de comportamiento de la gente en Internet. Como las redes sociales se han convertido en una de las formas más importantes que tienen las personas de comunicarse entre ellas y con el mundo, tenemos que hablar más matizadamente de los posibles cambios en la forma de entendernos entre nosotras de manera diferente y cómo estas diferencias afectan a la sociedad.

Por David R. Braque, investigador y educador de la Universidad de Alberta

Opinión