Inicio Tecnología. Los inversionistas quieren que Dell se ponga rápidamente a dieta y reduzca...

Los inversionistas quieren que Dell se ponga rápidamente a dieta y reduzca su personal

Wall Street quiere que Dell Inc. se someta a una dieta intensiva para impulsar el precio de su acción

Dell, uno de los mayores fabricantes de computadoras del mundo, ha registrado algunos de los márgenes más altos de la industria gracias a su modelo de bajo costo que se basa en vender directamente a los consumidores. Sin embargo, en los últimos años, los gastos operativos de la empresa de Round Rock, Texas, han crecido rápidamente. En los últimos dos años, los gastos subieron más de un 30% hasta alcanzar los US$1.700 millones, y la empresa ha tenido dificultades para mantener un alza similar en las ventas.

Una de las principales razones detrás de los inflados gastos de Dell es su alto número de empleados. Entre enero de 2005 y enero de 2007, por ejemplo, la cantidad de empleados de la compañía creció cerca de un 50% para sumar 82.200. En el mismo período, los ingresos de Dell sólo avanzaron un 7% para ascender a los US$14.400 millones.

La combinación de un alza en los gastos y un menor crecimiento ha golpeado las ganancias de Dell. Los márgenes operativos de la empresa, un indicador de rentabilidad, cayeron a un 5,6% en el trimestre terminado el 2 de febrero, frente al 8,2% de igual lapso del año previo, los resultados más recientes de Dell. En cambio, los márgenes operativos de Hewlett-Packard Co., uno de los rivales de Dell, ascendieron recientemente a 4,7% frente al 3,9% del mismo período del año anterior.

Estos factores han perjudicado el desempeño bursátil de Dell. Las acciones de la compañía, que cotizan en el mercado Nasdaq, han descendido cerca de un 25% en los últimos 12 meses y han caído un 9% en lo que va del año. Ayer, cerraron en US$23,62, un alza de 3,46%.

Sunil Reddy, gestor de portafolio de Fifth Third Asset Management, firma estadounidense de gestión de activos, dice que los gastos de Dell tienen que bajar para que la acción repunte. “No me sorprendería que anuncien algún tipo de reducción en su fuerza laboral”, señala. Reddy calcula que a los inversionistas les gustaría que los márgenes operativos de Dell se ubicaran en torno al 6%.

Chirag Vasavada, analista de tecnología para T. Rowe Price Associates Inc., señala que Dell, cuyo valor de mercado bordea los US$52.000 millones, tiene que empezar a “eliminar empleos o estabilizar los ingresos operativos y aumentar las ventas”.

Dell ha sufrido recientemente un descenso en su participación de mercado y sus finanzas están siendo investigadas por la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC). Kevin Rollins renunció en enero a la presidencia ejecutiva de la compañía. Por eso, Michael Dell, el fundador de la empresa, decidió regresar y asumir el cargo.

Un vocero de la compañía dijo que Dell “racionalizará la organización”, aunque declinó referirse a despidos.

Uno de los motivos por los que Wall Street está pidiendo una reducción de la fuerza laboral es que esta clase de tácticas ya ha funcionado en otras ocasiones. El caso de H-P sirve de ejemplo. Después de que Mark Hurd asumiera la presidencia ejecutiva a inicios de 2005, no demoró mucho en reestructurar la compañía californiana. En julio de ese año divulgó un plan para eliminar 13.500 empleos, cerca de un 10% de su fuerza laboral.

Desde entonces, las utilidades y los ingresos de H-P han mejorado y su acción ha subido más de un 21% en los últimos 12 meses, otorgándole a la empresa una capitalización de mercado en torno a los US$107.000 millones.

En los últimos años, Dell ha contratado a empleados para sus plantas de fabricación y centros de llamadas. El año pasado, Dell anunció que invertiría unos US$150 millones para mejorar sus servicios de atención al cliente. La compañía también anunció este año que añadiría plantas de fabricación en Brasil, Polonia e India. Sin embargo, la mayor inversión aún no se ha traducido en un repunte en las ventas. Por esto, Wall Street le daría la bienvenida a “una reducción de la fuerza laboral en el contexto de un plan más amplio para mejorar el desempeño financiero”, explica Toni Sacconaghi, analista de C. Sanford Bernstein & Co.

Fuente: The Wall Street Journal

Opinión