Inicio Tecnología. Mejoran la cerveza y el golf con inteligencia artificial

Mejoran la cerveza y el golf con inteligencia artificial

Mientras Anheuser-Busch InBev analiza datos de irrigación, temperatura y fertilizantes mediante inteligencia artificial, una startup provee un 'caddie' virtual para los golfistas

Inteligencia artificial
Inteligencia artificial

La inteligencia artificial comienza ya a aplicarse en prácticas tan distintas como el golf o la elaboración de cerveza.

Microsoft, por ejemplo, a través de su servicio en nube Azure, apoya a la startup estadounidense Arccos con un ‘caddie’ virtual para los golfistas.

Arccos es una aplicación vinculada a un pequeño dispositivo físico equipado con 14 sensores que se enrosca en la parte superior del palo de golf, desde donde se capta todo tipo de datos relevantes para determinar la estrategia que debe seguir el jugador.

La inteligencia artificial calcula el viento, la elevación y la distancia real entre el jugador y el hoyo –más allá de la percepción que pueda tener el golfista–, lo que permite sugerir el palo ideal para un determinado tiro.

En cuestión de milisegundos, el sistema estudia datos del historial del jugador, de otros golfistas que hayan jugado en ese hoyo y de las condiciones meteorológicas, además de calcular las posibilidades de que la bola caiga en la arena y elabora un plan de juego que comunica al golfista a través de la aplicación.

 

Cerveza inteligente

El mayor fabricante de cerveza del mundo, la belga Anheuser-Busch InBev, productora de marcas populares en todo el mundo como Corona, Stella Artois, Budweiser y Bud Light, también está aprovechando Azure para mejorar sus procesos a la hora de elaborar sus productos.

El sistema recopila datos referentes a la irrigación, la temperatura, los fertilizantes y los niveles de hidrógeno de las cosechas de cebada, –en su mayoría provenientes de imágenes captadas por drones o por satélites– para analizarlos mediante inteligencia artificial y así sugerir cambios que ayuden a los agricultores a ganar en eficiencia y mejorar la calidad final del producto.

La compañía asegura que en algunos han visto mejoras en la calidad final del producto de entre el 20 y el 30%, así como mejoras sustanciales en cuanto a eficiencia.

La inteligencia artificial puede ayudar a predecir el precio y la disponibilidad de la cebada en el mercado mundial en el futuro, lo que a su vez permite a los agricultores tomar mejores decisiones sobre cuándo plantar las semillas y cuánto fertilizante usar.

En los últimos meses, Microsoft ha reforzado notablemente la adquisición de startups de inteligencia artificial con la compra en lo que va de año de Xoxco, Semantic Machines, Bonsai y Lobe.

Opinión