Inicio Tecnología. México, con limitada capacidad tecnológica

México, con limitada capacidad tecnológica

El país, entre los 70 menos exitosos en promoverla 

La limitada capacidad tecnológica de México es una desventaja más para la competitividad y un pendiente en el que deberán ocuparse el presidente Felipe Calderón y su equipo, advirtió el World Economic Forum (WEF).

A 15 días de arrancar su Reunión Anual en Davos, Suiza, los empresarios miembros del WEF consideraron en un documento que la estructura tecnológica que ofrece México a las industrias “es de las menos modernas” a nivel global y la ubican en el sitio 75 de un listado de 125 economías.

Al difundir su Índice de Competitividad Tecnológica, el WEF calificó la estructura tecnológica mexicana con una puntuación de 4.5, en una escala donde 1, es la evaluación más baja, que corresponde a una nula absorción de nuevas tecnologías y 7, que es la más alta, definida por el organismo como una agresiva absorción de nuevas tecnologías.

Gobierno, ajeno a nuevas tecnologías

El componente de lectura tecnológica, considerado por el organismo empresarial mundial como “el séptimo pilar de la competitividad global”, incluye la evaluación de los industriales respecto a la inversión gubernamental en nuevas tecnologías.

Desde su perspectiva, México ocupa el sitio 59, nuevamente de 125 países observados, acerca de la priorización que otorga el gobierno federal a la inversión pública en información y comunicación tecnológica.

De acuerdo con el listado, los gobiernos de países como Jamaica, República Dominicana, Israel, Qatar y hasta el Salvador, están más interesados en extender sus redes tecnológicas como Internet y computadoras, que el mexicano.

Otra alerta importante radica en que el propio WEF destaca a la “lectura tecnológica” como “la agilidad con la que una economía adopta las tecnologías existentes para elevar la productividad de sus industrias”.

Los elementos que utilizaron los empresarios consultados para determinar el grado de apertura a la tecnología de los países, son el número de usuarios de telefonía celular, líneas de Internet por habitante, número de computadoras por cada 100 habitantes y el acceso a Internet en las escuelas.

“La administración de una compañía y su productividad, no dependen solamente de su habilidad para liderar negocios y elevar sus ganancias. También deben afinar sus productos para hacerlos más atractivos al consumidor y ofrecer así más ventajas sobre sus competidores”, concluye.

Es decir, los empresarios demandan de la economía en la que invertirán, una red de instalaciones tecnológicas que les otorguen facilidades para competir por el mercado doméstico y el internacional.

Sin una capacidad tecnológica competitiva, la capacidad de sofisticación de negocios en México se estanca en el sitio 52 a nivel mundial y lo deja en una importante desventaja con competidores como Costa Rica, el Salvador, República Dominicana y por supuesto, China.

Fuente: El Economista

Opinión