Inicio Tecnología. Microsoft apuesta a Windows 7 para olvidar el fiasco de Vista

Microsoft apuesta a Windows 7 para olvidar el fiasco de Vista

Microsoft difundirá el martes una versión preliminar de su nuevo sistema operativo Windows 7, en el marco de un lanzamiento gradual que busca evitar otro fiasco como el de Vista.

La publicación de Windows 7 en versión preliminar -cuatro meses después de la salida de una primera versión “beta” (experimental)- antecede a un lanzamiento oficial a partir de julio para los fabricantes de computadoras y en octubre para el gran público, pronostica la sociedad de asesores Collins Stewart.

Un lanzamiento escalonado de este tipo “permite a Microsoft responder a la demanda del regreso a clases (en el hemisferio norte) con actualizaciones gratuitas, y a la demanda de las fiestas con todas las funcionalidades de Windows 7”, explicó.

Sobre todo, este promocionado lanzamiento permite que se olvide más rápidamente el sistema operativo comercializado actualmente, Vista, lanzado en enero del 2007. Habitualmente el grupo fundado por Bill Gates espera tres años antes de lanzar un nuevo sistema operativo.

Vista le costó mucho en términos de imagen a Microsoft, que enfrenta el descontento de sus usuarios frente a las reiteradas fallas del sistema cuando querían instalar el nuevo sistema en computadoras que usaban el sistema anterior, XP.

Por ahora, los especialistas que probaron Windows 7 no han filtrado descontento, pero el sistema no ha sido utilizado por el gran público todavía.

Desde el jueves pasado, 10,000 sociedades especializadas tienen acceso a la versión “candidata a la comercialización”. A partir del martes, cualquiera que esté interesado debería poder acceder a la misma descargándola del sitio internet de Microsoft.

El gigante de Redmond, en el estado de Washington (noroeste de Estados Unidos), se juega mucho con este lanzamiento, ya que debe intentar reanimar el interés hacia un mercado informático del que depende fuertemente, en un momento en el que la crisis le hizo sufrir una caída de sus resultados durante dos trimestres consecutivos.

Fuente: El Economista, México 

Opinión