Inicio Tecnología. Microsoft construye 3 data centers con energía renovable

Microsoft construye 3 data centers con energía renovable

Microsoft se prepara para construir tres nuevos centros de datos en Arizona que operarán con energía renovable al 100%

Microsoft
Microsoft

Microsoft anunció la construcción de tres centros de datos en Arizona, destinados a atender servicios de internet y de nube en el oeste de Estados Unidos.

La compañía aclaró que estos nuevos recintos y operarán al 100% con energía renovable.

El anuncio fue celebrado por el Gobierno estatal, encabezado por el republicano Doug Ducey, que destacó las posibilidades que ofrece Arizona en el campo de la energía solar.

“Arizona ha estado adoptando cada vez más la industria tecnológica, con una fuente creciente de trabajadores talentosos y con más de 200 días soleados al año, lo que la convierte en una ubicación ideal para invertir en centros de datos y energía solar,”, dijo Brian Janous, director general de Energía y Sostenibilidad de Microsoft, en un comunicado difundido por la oficina del gobernador.

A principios de este año, Microsoft adquirió por 105 millones de dólares los terrenos en donde se construirán los centros, proyecto para el que se ha asociado con la firma First Solar, especializada en energía solar con sede en Arizona,

En Arizona, Microsoft está buscando la certificación LEED Gold, que ayudará a conservar recursos adicionales, incluyendo energía y agua, generar menos desperdicios y apoyar la salud pública.

Microsoft se comprometió a realizar operaciones certificadas de cero residuos para estos nuevos centros de datos, lo que significa que un mínimo del 90% de los residuos se desviará de basureros a programas de reducción, reutilización y reciclaje.

“Cuando un líder global como Microsoft decide invertir cientos de millones de dólares en tres operaciones de centros de datos de vanguardia en nuestras comunidades, sabemos que nuestro trabajo para crear el mejor entorno para empresas innovadoras esta dando sus frutos”, dijo Ducey.

Una vez que estén operando, se espera que los centros dejen un impacto económico de cerca de 20 millones de dólares anuales en la economía estatal.