Inicio Tecnología. Motorola consigue detener la venta de iPhone e iPad en Alemania

Motorola consigue detener la venta de iPhone e iPad en Alemania

Un tribunal germano dictaminó que los dispositivos de Apple violarían una patente de tecnología 3G del fabricante americano, vetando su distribución temporalmente

Motorola Mobility obtuvo una importante victoria en su batalla legal contra Apple en cuestión de propiedad intelectual. El tribunal de Manheim (Alemania) dictó una medida cautelar para impedir que algunos de los dispositivos de la manzana con tecnología 3G, principalmente iPhone e iPad, se comercialicen en el país.

Apple no tardó en pronunciarse respecto a la sentencia: “Vamos a apelar el fallo de la corte de inmediato. Los compradores alemanes no deberían tener problemas para encontrar el iPad o el iPhone que quieran esta navidad”, señaló en un comunicado.

Si la empresa de la manzana tiene éxito con su recurso, quizás sus productos con 3G puedan distribuirse en las tiendas germanas en estas fiestas, pero ¿qué ocurrirá más adelante?

El conflicto viene de atrás. En octubre de 2010 Motorola demandaba a Apple por infringir 18 de sus patentes en Estados Unidos con su teléfono y posteriormente la lucha en los tribunales se trasladaría a Europa. El agosto pasado, la firma de Cupertino presentaba una denuncia en Alemania contra Motorola, acerca del diseño de su tableta Xoom.

Lo que era otra guerra de propiedad intelectual más, cobra ahora más importancia para el mercado smartphone, después de que Google, principal rival del iPhone con su plataforma Android, se haya hecho con Motorola Mobility y sus más de 17,000 patentes.

La situación que dejaría la decisión del juzgado alemán no deja de ser paradójica, si se tiene en cuenta que Apple sí obtuvo una victoria sobre Samsung en otra disputa por patentes en septiembre. Desde entonces la venta del modelo Galaxy Tab 10.1 está limitada en el país, habiendo obligado a la coreana a rediseñar su tablet y modificar su denominación a ‘Galaxy Tab 10.1 N’ en el territorio.

Fuente: ITespresso

Opinión