Inicio Tecnología. Nokia, relegado en Europa por iOS y Android

Nokia, relegado en Europa por iOS y Android

En el segundo trimestre, la cuota de mercado de Nokia en el mercado de smartphones de Europa Occidental se redujo a solo 11%

La creciente demanda del iPhone y de teléfonos que usan el sistema operativo Android de Google incrementó un 48% interanual las ventas de teléfonos inteligentes en el segundo trimestre en Europa occidental, mientras que el otrora líder Nokia sufrió otro retroceso.

“Los smartphones (teléfonos inteligentes) ahora dominan el mercado de telefonía en Europa Occidental y aquellos fabricantes con carteras más fuertes en el segmento están consolidando sus posiciones”, dijo el analista de IDC Francisco Jeronimo.

Nokia cayó al número dos en su mercado doméstico en el primer trimestre, cuando Apple la sobrepasó en el segmento de teléfonos inteligentes, y Samsung hizo lo propio en las ventas de teléfonos móviles en general.

En el segundo trimestre, la cuota de mercado de Nokia en el mercado de smartphones de Europa Occidental se redujo a la mitad respecto a los tres meses previos, a apenas 11%, y la compañía finlandesa quedó en el ránking de ese segmento por debajo de Samsung, el fabricante de BlackBerry Research In Motion y la taiwanesa HTC.

“Los aparatos con Android como Samsung, HT y Sony Ericsson han sido capaces de obtener un sólido volumen y arrebatar la porción más grande de mercado a la declinante Symbian, mientras Nokia adopta Windows Phone”, dijo Jeronimo.

Las ventas de Nokia han quedado afectadas debido a que la firma trata de vender teléfonos inteligentes usando el anticuado software Symbian, que ha abandonado en favor del Windows Phone de Microsoft.

Se espera que los primeros teléfonos Nokia con Windows Phone lleguen al mercado a finales de este año.

A diferencia del floreciente mercado de smartphones, el mercado general de teléfonos móviles en Europa Occidental cayó un 3% desde hace un año -tras siete trimestres de crecimiento- debido a que las debilitadas economías lastraron la demanda.

Fuente: El Economista

Opinión