Inicio Web. Presentan navegador Opera Unite

Presentan navegador Opera Unite

Una de las funcionalidades es que trabaja sin intermediarios, es decir servidores externos

El navegador Opera, uno de los más usados en Europa, llega con renovados bríos y presenta su versión 10, con funcionalidades que pondrán a sudar a los desarrolladores de Firefox y Chrome.

Bajo el lema “reinventado la web”, Opera Unite ofrece aplicaciones que van más allá de la navegación. Quizá su principal función es convertir el navegador en un servidor, es decir, en un centro de almacenamiento de contenidos.

Esto no es cosa menor, ya que permite evitar el molesto paso de llamar a terceros (servidores) para que se puedan descargar fotos, audios o simplemente acceder a un documento.

Navegar sin intermediarios

La idea de Opera Unite es dejar la dependencia de intermediarios (servidores externos) y transformar la computadora del usuario en el protagonista de Internet, convirtiendo la navegación en un canal de distribución de contenido.

Para explicarlo en palabras sencillas: Opera Unit se convierte en una suerte de red social tipo Flickr o Facebook, donde el usuario puede subir contenidos e intercambiarlos con otros navegadores.

El orgullo noruego crece en Europa

La apuesta de la empresa es ambiciosa, particularmente en Europa, donde las leyes antimonopolio han prohibido desde ahora a Microsoft instalar Explorer como navegador predeterminado en los nuevos equipos, y han dejando al usuario la elección.

Sin embargo, el escenario en México es diferente. Pues todas las computadoras que se venden en el mercado (aun las armadas) traen el sistema operativo Windows por default y, por ende, Internet Explorer como navegador. Por ello, alrededor de 80% de los usuarios no ven la necesitad (o no les interesa) buscar otra opción para navegar.

Opera apareció por primera vez en 1994 como un proyecto de investigación de Telenor, la firma noruega más grande en telecomunicaciones. En abril del 2009 alcanzó un porcentaje de 0.68 de uso en el mercado global de navegadores web.

Fuente: El Economista, México

Opinión