Inicio Tecnología. Problemas estructurales afectan competitividad: Industriales de TI

Problemas estructurales afectan competitividad: Industriales de TI

La pérdida de competitividad en México se ha originado principalmente por problemas estructurales y por ineficiencia con la que operan todos los mercados del país, en especial los relacionados con factores de producción de capital, mano de obra, suelos, y energía, por lo que industriales de las Tecnologías de la Información urgieron a las autoridades a implementar y eficientar las políticas públicas a fin de evitar mayores rezagos.

En el marco de la presentación de un documento políticas públicas para el uso adecuado de las tecnologías de información y comunicación propuesto por Asociación Mexicana de la Industria de Tecnologías de Informática, (AMITI); la Cámara Nacional de la Industria Electrónica de Comunicaciones e Informática (Canieti) y la Fundación México Digital (FMD), con objeto de impulsar el desarrollo de México; académicos e industriales coincidieron en que la crisis postelectoral que merma en el país es un reflejo de la falta de voluntad política, y de esta forma los problemas de intereses políticos no deben interferir con el desarrollo social y económico, pues la inestabilidad puede ahuyentar la inversión extranjera en México.

“El cambio de administración puede ser el momento oportuno para plantear una visión de Estado de largo plazo y no como un plan sexenal, y para lograrlo se requiere de esfuerzo conjunto entre sociedad y estado a fin de erradicar rezagos en todos los sectores”, aseguró Ricardo Zermeño, director general de Select.

De acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), México ocupa la posición 31 de 45 países dentro del índice de competitividad, y con la adopción de políticas claras, la expectativa para el país hacía el 2020 será avanzar y colocarlo dentro de las 20 naciones más competitivos del mundo.

“La tecnología es una habilitador de la economía y el gobierno debe incentivar la inversión en este sector”, dijo María Teresa Carrillo, presidenta nacional de Canieti.

El Economista, Claudia Juárez
 

Opinión