Inicio Tecnología. Prometen privacidad en voz sobre internet

Prometen privacidad en voz sobre internet

Desarrollan software de encriptación para entornos Macintosh que ofrece hacer seguras las llamadas telefónicas a través de la Red El concepto de “Voz sobre Protocolo de Internet”, mejor conocido como VoIP, ha cobrado popularidad en los últimos años como una alternativa de comunicación económica y eficiente, en comparación con los servicios de telefonía tradicional. 

Desafortunadamente, el empleo de esta tecnología continúa siendo vulnerable a ataques de hackers y espionaje gubernamental a través de la Red. En aras de combatir esta falta de “privacidad”, Phil Zimmermann, fundador de Pretty Good Privacy (PGP), anunció el desarrollo de un software de encriptación para Macintosh que garantiza la seguridad en llamadas telefónicas a través de internet. 

El proyecto, denominado provisionalmente “Zfone”, permitirá a los usuarios de VoIP realizar llamadas con la certeza de que nadie está escuchando su conversación. Se trata de un proceso simple que consiste en comparar una serie de letras y números cuando la llamada se establece. 

Si los códigos no son compatibles, significará que la conexión ha sido violada, es decir, que una persona ajena tiene acceso a esa comunicación. El prototipo, basado en la plataforma de código abierto “Shtoom VoIP phone client”, estará disponible en línea para finales de este mes. 

En una primera fase, Zfone sólo funcionará para contacto directo entre usuarios de VoIP y no a través de operadores comerciales. El servicio tampoco estará disponible para llamadas entre VoIP y líneas tradicionales de teléfono. Actualmente ya es posible el proceso de encriptación de datos sobre VoIP, basado en el sistema de clave pública PKI, sin embargo, Zimmermann señala que su prototipo no empleará este sistema. De acuerdo con el investigador, Zfone esta diseñado para plataforma Mac OS X, aunque también se tiene prevista su adaptación para usuarios de PCs. 

Reforma, Interfase, Pag. 4I, Por Francy Saleh. 15 de agosto 2005

Opinión