Inicio Articulos. ¿Qué es (y qué no es) la inteligencia artificial?

¿Qué es (y qué no es) la inteligencia artificial?

Las visiones de los artistas a menudo invocan el miedo y pintan una visión distópica de lo que la inteligencia artificial es capaz de hacer

¿Qué es (y qué no es) la inteligencia artificial?
¿Qué es (y qué no es) la inteligencia artificial?

La percepción sobre lo que la inteligencia artificial (IA) puede hacer está influenciada principalmente por la literatura de ciencia ficción y las películas.

Las visiones de los artistas a menudo invocan el miedo y pintan una visión distópica de lo que la IA es capaz de hacer.

En esta obra ficticia, a menudo se le describe como una vida humana omnisapiente, sobrehumana y controladora que a menudo se levanta contra su creador y lo destruye, sin embargo, esta imagen no refleja la realidad actual y es poco probable que la IA se desarrolle de esa manera.

 

Lo que la inteligencia artificial no es

Hoy en día, los sistemas que contienen capacidades de IA a menudo están muy enfocados en una tarea en particular: detectar gatos y perros en imágenes, buscar nombres de compañías o abogados o información de citas en el texto, como correo electrónico, o simplemente jugar un juego.

Recientemente, los sistemas de IA que pueden vencer a los humanos en una variedad de juegos han recibido mucha presión. Chess, Go e incluso Poker, ahora están dominados por las máquinas, y los bots también están tratando de competir con los humanos en los videojuegos.

Estos resultados son impresionantes, pero los sistemas sobresalen porque un juego, por definición, está sujeto a reglas claramente definidas.

Un área de investigación que va más allá de este sistema específico de IA y se llama Inteligencia Artificial General (GAI) o IA ‘fuerte’ ya se está enfocando en una mejor comprensión de las habilidades que los humanos son capaces de adquirir, como el conocimiento, el razonamiento y la comprensión y el dominio de los lenguajes naturales –básicamente, las capacidades que enseñadas a los niños en la escuela.

GAI está motivado por lo que los humanos son capaces de hacer y la investigación está progresando, pero los sistemas resultantes no están ni remotamente al nivel humano.

Los niños pequeños superan a todos los sistemas de inteligencia artificial  –como Alexa y Siri– en el razonamiento de sentido común, inferencia, dibujo de analogías, etc.

Incluso a temprana edad, se vuelven bastante eficientes para sacar conclusiones (no necesariamente correctas), pero generalmente son ‘programados’ para construir su propia visión del mundo y para preguntar ‘¿por qué?’ tanto como sea posible.

Los niños son curiosos e inquisitivos y solo quieren explorar el mundo que los rodea. Los sistemas actuales de IA no hacen nada de lo anterior y solo son buenos para las cosas muy específicas que les decimos que hagan, como jugar un juego, reconocer un rostro o devolver una respuesta activada por un conjunto de palabras clave.

 

¿Qué sigue para la IA?

En encuesta realizada con más de 200 abogados que trabajan en empresas a finales de 2017, Thomson Reuters descubrió que el 66% tienen confianza y están listos para probar nuevas tecnologías, sin embargo, solo el 1% está usando tecnología de inteligencia artificial.

Además, el 17% piensa que la IA ayudará a aumentar la eficiencia, a reducir costos (13%), a minimizar el riesgo (7%) y a respaldar la revisión de documentos (6%).

Según especialistas de Thomson Reuters, en un lapso de cinco años, el 50% de las interacciones involucrarán a la IA. Eso se reflejará en un flujo de trabajo completamente nuevo para profesionales de diferentes sectores, y un nuevo conjunto de capacidades que llevarán el back office a la primera fila de la estrategia comercial.

De hecho, actualmente, el 60% de los empleados ya espera que la inteligencia artificial –que automatiza o ayuda en las actividades relacionadas con el trabajo– tenga un impacto mayor o moderado en su vida laboral diaria, de acuerdo con una investigación de Salesforce.

Muy probablemente, los problemas más complejos, como los que enfrentan los trabajadores del conocimiento, serán resueltos por los sistemas de inteligencia artificial; y profesionales tradicionales como abogados, contadores y periodistas, por ejemplo, se preguntarán en el futuro cómo hicieron su trabajo sin el último algoritmo de clasificación.

Del mismo modo, el diagnóstico médico será más completo, al igual que el análisis de la cadena de suministro será más completo. Otros problemas apremiantes, como la pobreza mundial y el cambio climático, también se beneficiarán del sistema de IA, ya que puede predecir mejor la escasez de alimentos o analizar las emisiones de carbono y determinar con precisión las fuentes de emisiones.

Es probable que los sistemas de inteligencia artificial, tal como existen hoy, no se alcen contra nosotros y destruyan a la humanidad. Sin embargo, cómo los humanos usaremos los sistemas depende de nosotros mismos y los cambios sociales al usar estas tecnologías solo se están haciendo evidentes.

Las noticias falsas y su propagación a través de las redes sociales y bots automatizados, así como el impacto de la tecnología automotriz para la fuerza laboral actual, son indicadores tempranos de que los cambios fundamentales están en camino y nosotros, como sociedad, tenemos que decidir y planificar cómo asegurarnos de que las implicaciones para el medio ambiente, la sociedad y la paz mundial se orientan en la dirección correcta.

Por Frank Schilder, Director de Investigación de Thomson Reuters

Opinión