Inicio Articulos. ¿Qué esperar del desarrollo de la banda ancha en México?

¿Qué esperar del desarrollo de la banda ancha en México?

Revista Mundo-Contact

   

¿Qué esperar del desarrollo de la banda ancha en México?

Por qué es importante para México contar con un Plan Nacional de Banda Ancha

Laura Sarmiento

El año que termina se dio del boom de la digitalización en México, pero también los primeros esfuerzos hacia un sector telecomunicaciones más evolucionado y competitivo, a través de dos iniciativas de la sociedad civil y la industria: la Agenda Digital Nacional (ADN) y sus 111 recomendaciones, así como el desarrollo de un Programa Nacional de Banda Ancha.

La primera iniciativa vio la luz en un documento que ha sido presentado a la opinión pública y autoridades federales, pero la segunda iniciativa -base para la ejecución de la ADN- se encuentra en etapa de discusión.

Pero ¿por qué es importante para México contar con un Plan Nacional de Banda Ancha, qué beneficios traerá y hacia dónde nos conducirá como país?

Las telecomunicaciones son el sistema nervioso central de un país, y la banda ancha es como la carretera para la Sociedad de la Información y el Conocimiento. Actualmente se tiene una cobertura de 10 por ciento, pero el objetivo para 2012 es alcanzar una penetración de un 22 por ciento en servicios de banda ancha, por lo que para una evolución tecnológica se deben desplegar redes.

México experimenta un retraso importante en cuanto a penetración. Holanda y Suiza, por ejemplo, lo cuadruplican en suscripciones de banda ancha fija por cada cien habitantes. España y Portugal lo duplican en teledensidad de banda ancha fija. La situación en el mercado móvil es más grave: México es el país con menor penetración de toda la OCDE.

La industria de las telecomunicaciones experimenta cambios estructurales e impacta de manera directa no solo nuestra vida, sino el ámbito de los negocios. La globalización conlleva un crecimiento de usuarios de internet y un uso mayor de dispositivos móviles. Basta decir que de los 5,600 millones de usuarios móviles en el mundo, casi el 20%  son de teléfonos inteligentes.

Las aplicaciones de estos dispositivos requieren de mayores velocidades de conexión, pero no será sino hasta dentro de cinco años cuando llegue al mercado nacional la quinta generación (5G), con la que se podrían alcanzar velocidades de más de 100 Megabites por segundo.

La respuesta de estas redes es casi instantánea y 10 veces más rápida que la cuarta generación. Erasmo Rojas, director general de 4G Américas para América Latina y El Caribe, pronostica que para 2016 las redes de cuarta generación móviles tendrán el 15 por ciento del mercado.

Según Rojas, se espera que para el primer semestre del 2012 Telcel despliegue su red de cuarta generación LTE (Long Term Evolution, por sus siglas en inglés)  de 1.7 y 2.1 Gigahertz, la misma que se ofrece en Estados Unidos, para añadirse a las HSPA+ de Iusacell y Movistar (que algunos también consideran 4G).

El plan de Carlos Slim es muy ambicioso en lo referente a banda ancha. Al integrar a Telmex dentro de América Móvil, planea tender fibra óptica en toda su red tanto fija como móvil y dar servicio de banda ancha completo a millones de individuos en cualquier dispositivo conectado a la red. Para lograrlo invierte al año 10 mil millones de dólares, monto que se mantendrá durante los próximos años.

Recientemente, el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) convocó a un seminario donde especialistas, integrantes de la industria, consultores, académicos, legisladores y autoridades de Cofetel sentaron las bases para avanzar en un Plan Nacional de Banda Ancha.

Cabe apuntar que diversos países de América Latina han avanzado ya en la materia, entre ellos Costa Rica, Perú y Brasil, este último presionado por los compromisos deportivos mundiales que enfrenta.

Los brasileños ya cuentan con un Fondo de Inversión en Telecomunicaciones que incentiva la construcción de redes a través de créditos, y se brinda una reducción tributaria a cambio de una mejora en la velocidad de los servicios de internet.

Sin embargo, en México no existía ninguna iniciativa debido a la falta de interés por parte de las autoridades federales, principalmente de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, para liderar la discusión y el proceso, lo que lleva a la sociedad civil y la industria a encabezarla, ante la preocupación por el futuro de los servicios que actualmente existen en el país.

En el Seminario del CIDE, Scott Wallsten, del Technology Policy Institute y profesor en Georgetown y Stanford, explicó el trabajo que durante nueve meses desarrolló la Federal Communications Comission (FCC) de Estados Unidos para diagnosticar el estado del acceso a redes de banda ancha, enfocarse a determinar las metas de largo plazo y las modificaciones al marco legal que propusieron al Congreso de ese país, para alcanzar un plan nacional de banda ancha.

Wallsten recomendó cuidar tres puntos durante su elaboración: definir el presupuesto y respetarlo; establecer objetivos cuantificables, y diseñar un programa para que sea evaluado.

Las autoridades de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) participaron en el foro. El comisionado Alex Milo señaló que el reto es conectar redes y hacer frente al tráfico creciente, ya que los equipos y los dispositivos para conectarse a internet móvil son cada vez más intensivos en datos. Esto conlleva un cambio tecnológico y de mercado, porque se proyecta un incremento en la demanda de datos 35 veces mayor a la existente.

En tanto, el comisionado José Luis Peralta llamó a replantear el esquema de asignación y cobro del espectro radioeléctrico, ya que éste no es un recurso natural, no es escaso y no debería tener fines recaudatorios. “Para evitar saturación se debe reasignar, así como compartir infraestructura. Mientras más costoso sea para el concesionario, más costoso será para el usuario. Si estuvieran etiquetados los ingresos vía espectro se podrían enfocar a un Fondo de Cobertura”.

Por su parte, los representantes de la industria se pronunciaron por reglas claras y competitivas, ya que se espera que para 2015 se multiplique por 10 la demanda de tráfico en las redes, por lo que se necesita un espectro más eficiente.

Telefónica señaló que en México el 73% de la población está en el 3% de la cobertura geográfica. Para llegar al 93% de la población se debe cubrir el 17% del territorio y para alcanzar al 100% por ciento se necesita cubrir el 83% del país.

“De los países donde trabaja Telefónica el más difícil para poner una radio base es México, por lo que se debe trabajar para promover la inversión nacional y extranjera , para así avanzar en una efectiva competencia y eliminar barreras”, apuntó  el especialista regulatorio Miguel Calderón.

Finalmente Gustavo Cantú, de Nextel, sostuvo que la tecnología de datos ha revolucionado la forma en que se entregan los servicios: “Antes eran suscriptores ahora son conexiones; antes eran minutos de uso, ahora son Megabits; antes eran teléfonos, ahora son dispositivos; antes eran accesos, ahora son aplicaciones; antes era servicio, ahora es la experiencia del usuario, la cual genera sus entornos y una manifestación de ello son las redes sociales”.

Como vemos, el camino para que México cuente con este Plan Nacional de Banda Ancha será largo, pero este tipo de esfuerzos por diagnosticar y avanzar en un borrador cobra relevancia, en un país como México donde el costo y acceso a los servicios de telecomunicaciones genera una preocupante brecha digital.

 

 

 
Opinión