Inicio Tecnología. Recomienda OCDE apertura en telefonía

Recomienda OCDE apertura en telefonía

México está lejos de alcanzar niveles competitivos en el sector de telecomunicaciones, por lo que es necesario abrir la inversión extranjera y crear una regulación asimétrica, a partir de la dominación Telmex y Telcel, sentenció la OCDE. Por su parte, Carlos Slim, propietario de ambas compañías dio que sería conveniente analizar la apertura de la inversión

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) consideró que México aún está lejos de alcanzar niveles competitivos en el sector telecomunicaciones. En este sentido, aseguró que es necesario abrir la inversión extranjera en telefonía fija y crear una regulación asimétrica, partiendo de la dominancia de Telmex y Telcel.

Dimitri Ypsilalti, director del área de Ciencia y Tecnología e Industria de la OCDE dijo que México, Corea y Canadá son los únicos tres países miembros del organismo que tienen “las restricciones más severas a la inversión extranjera en telecomunicaciones”.

Por lo que, dijo, que las “trabas regulatorias y de inversión” inhiben el desarrollo de la tecnología y desalienta a los empresarios nacionales y extranjeros interesados en invertir y consolidar la competencia en México en beneficio de los usuarios.

Dominancia y disparidad

La OCDE considera que elevar el número de participantes en el mercado de telefonía tanto fija como móvil traerá consigo beneficios para los consumidores, a través de servicios innovadores y de precios más bajos.

Al respecto sugiere restringir la participación de Telmex en las próximas licitaciones (PLC y Wimax) con el fin de garantizar la competencia en el México y elevar la productividad de las empresas.Sentencia que “no se tiene una competencia efectiva en este mercado”, (telefonía) debido a que hay un “dominante” (Telmex) y el mercado se rige con base en los “precios del líder”. Dimitri Ypsilalti dijo que una tendencia en el mundo es que “se tengan precios
fijos, en llamadas locales, y de larga distancia nacional e internacional.

Mencionó que este año México “dado su ingreso per cápita es el tercer país más caro de la OCDE” en la canasta residencial de uso bajo. En el segmento de uso medio residencial fijo, México “sigue estando entre 20 y 25% más arriba que los países de la OCDE en cuanto a costo”; es decir, ocupa la sexta posición.

Mientras que en la canasta residencial de alto consumo, es el séptimo con tarifas más elevadas.
Respecto de las Pequeñas y Medianas empresas, nuestro país es el cuarto más caro en la canasta de telefonía este segmento.

Banda Ancha y Desarrollo

El directivo de la OCDE mencionó que “para nosotros una de las áreas más importantes de la comunicación es el desarrollo de internet de alta velocidad en banda ancha”.

Al respecto mencionó que en México la penetración de los servicios de banda ancha las tasas de crecimiento son lentas en comparación con el resto de los países, lo cual se refleja en los altos precios por suscripción de banda ancha.

México la variación de precio por suscripción de banda ancha va de 52 dólares hasta 80.2, mientras que en países como Suecia es más barato, el precio oscila entre 10 y 46 dólares. Lo anterior se debe, dijo Ypsilalti a que “no hay desagrupación de servicios locales en México”. Refirió que en Nueva Zelanda van a empezar a desagrupar servicios antes del primer semestre de este años al igual que Suiza, lo cual deja a México como el único país de la OCDE que no ha desagrupado estos servicios locales.

En la cuestión de altos precios en las canastas, el directivo dijo que una de las razones en México es debido a los altos cargos por interconexión lo que inhibe la participación de las empresas.

De hecho, mencionó que la OCDE utiliza dos tipos de cambio respecto del valor del dólar para medir los precios de los 30 miembros de la Organización, y mencionó que Telmex “lo sabe”, inclusive se rigió con él en su último reporte financiero”.

En cuanto al triple play (servicios empaquetados de telefonía, televisión e internet) comentó que no se sabe en realidad lo beneficios económicos que podrán alcanzarse, pero “creemos que será un incentivo que puede bajar los precios”.

Fuente: El Economista, México

Opinión