Inicio Web. Regulación para desplegar banda ancha

Regulación para desplegar banda ancha

La necesidad de acelerar el despliegue de las redes de nueva generación (RNG) está forzando a las agencias reguladoras a implementar políticas que incentiven la inversión en dichas redes.

Dichas políticas incluyen otorgar a las empresas incumbentes flexibilidad de precios para fomentar la actualización tecnológica de sus redes de acceso de cobre que, a la fecha, conectan la mayoría de las viviendas y empresas en casi todos los países.

Un ejemplo de esto es la decisión de Ofcom, regulador británico de telecomunicaciones, de liberalizar las tarifas asociadas al acceso de otros operadores a las RNG de British Telecom (BT) el pasado 3 de marzo. Dicha medida se suma a la propuesta de permitir que BT ofrezca servicios empaquetados de voz, datos y videos, anunciada el 20 de marzo.

La decisión de Ofcom establece que Openreach, brazo operativo de BT en redes fijas, tendrá flexibilidad de precios en relación con los servicios de acceso activo para otros operadores, mismos que involucran la utilización tanto de la infraestructura de la red física como del equipo electrónico de BT, mientras que los servicios de acceso pasivo, aquéllos que sólo utilizan su infraestructura física, tendrán precios basados en costos que reflejarán un rendimiento económicamente adecuado a la inversión, tomando en cuenta el riesgo asociado.

Esta decisión se basó en la existencia de fuentes alternativas de banda ancha. Por ejemplo, el número de usuarios de banda ancha que tienen proveedores independientes de BT ha crecido en más de 5 millones en los últimos cuatro años.

Asimismo, un gran número de empresas han anunciado planes para invertir en RNG, como Virgin Mediam, que planea actualizar toda su red para ofrecer servicios de banda ancha a 12.6 millones de viviendas en el 2009, y BT, la cual busca invertir 2,120 millones de dólares para actualizar con fibra óptica sus redes de acceso, y ofrecer servicios de banda ancha con velocidades de acceso de 40-60 Mbps a 40% de las familias británicas en el 2012.

También, mediante otros despliegues BT ofrecerá velocidades de acceso de hasta 100 Mbps en nuevos desarrollos inmobiliarios.

Por otro lado, Ofcom estableció que esta libertad está condicionada a:

a) La provisión de productos de acceso activo de BT a otros operadores con una calidad equivalente a la que se ofrece a sí misma.

b) La satisfacción de todas las solicitudes razonables de acceso a servicios pasivos.

c) El control y operación del equipo electrónico de la red de acceso de BT por Openreach.

d) La disponibilidad de accesos de banda ancha de BT en más de 500,000 viviendas a fines del 2010.

Por su parte, Ofcom investigará la efectividad de la compartición de los ductos subterráneos de BT con otros operadores y, junto al gobierno, analizará la necesidad de medidas adicionales para actualizar la infraestructura y cumplir los objetivos de la estrategia “Britian Digital”.

BT argumentó ante Ofcom que necesitaba certidumbre sobre la regulación futura de las RNG, y que la flexibilidad tarifaria era necesaria para asegurar un rendimiento adecuado en inversiones irreversibles y de alto riesgo como son los despliegues de fibra óptica.

Frente a esta señal adicional de la tendencia internacional de la regulación, ¿Qué harán las autoridades en México cuando aborden este tema crucial para el desarrollo futuro de las telecomunicaciones?

Fuente: El Economista, Fernando Butler Silva, México 

Opinión