Inicio Datos duros. La robótica afectaría más a mujeres que a hombres

La robótica afectaría más a mujeres que a hombres

El 11% de los empleos de mujeres corren el riesgo de desaparecer por los robots

La robótica afectaría más a mujeres que a hombres

La robótica afectaría menos a los hombres que a las mujeres, ya que el 11% de los empleos femeninos corren el riesgo de desaparecer por los robots, según un estudio del Fondo Monetario Internacional (FMI).

La robótica ha sido estudiada ampliamente considerando el impacto que tendría en los puestos de trabajo en general, pero escasamente las investigaciones abordaban la perspectiva de género.

El informe arroja un resultado relevante: la robotización afecta proporcionalmente más a las mujeres que a los hombres; y, por lo tanto, los puestos de trabajo de ellas peligran más que los de ellos.

La argumentación se basa en que las mujeres suelen tener ocupaciones más repetitivas, independientemente del sector y el trabajo. Son precisamente estas tareas las que más amenazadas están por las nuevas tecnologías.

Christine Lagarde, Jefa el Fondo Monetario Internacional, comentó la semana pasada que ‘los gobiernos deben asumir una mayor responsabilidad por el costo humano de las tensiones, ya sean las derivadas de la tecnología, del comercio o de la reforma económica’.

Según el texto que firman seis economistas del FMI, todas ellas mujeres, estiman que en 30 países –los 28 de la OCDE más Chipre y Singapur– hay unos 26 millones de mujeres cuyos trabajos estarán amenazados por la tecnología durante las dos próximas décadas.

Estos puestos son aquellos que se considera que tienen una probabilidad mayor del 70% de ser automatizados. Extrapolando estos datos, las autoras llegan a la conclusión de que en todo el mundo sumarán 180 millones.

Las cuatro investigadoras estiman que el 11% de las trabajadoras corren el riesgo de perder su trabajo por la robotización, mientras que en el caso de los hombres es el 9%.

Las autoras advierten, sin embargo, que ‘como hay más hombres trabajando que mujeres, esto se refleja en que la cifra absoluta de hombres que corren peligro por la automatización es ligeramente mayor que la de las mujeres’.

Además, los peligros no son iguales para todos: el riesgo es más grande cuando se tiene menos formación y sean mayores. El peligro afecta sobre todo a las mujeres que trabajan en puestos poco calificados como en puntos de venta, oficinas o servicios.

Las seis investigadoras recuerdan que las mujeres están infrarepresentadas en la ciencia, tecnología, y matemáticas; sectores en los que el cambio tecnológico puede ser complementario con habilidades humanas y, por lo tanto, van a ser cada vez más demandados en el mercado.

También señalan que los puestos donde suele haber sobrerepresentación –educación, salud, etc.– se van a ofrecer posibilidades por su potencial para seguir creciendo.

‘Creemos que la transformación digital va a aportar más flexibilidad en el puesto de trabajo, lo que beneficiará a las mujeres. La infrarepresentación de las mujeres en cargos profesionales y de gestión las coloca en una situación de riesgo de ser desplazadas por la tecnología’, concluyeron las investigadoras.

Opinión