Inicio Tecnología. Slim tendrá más competencia en Colombia

Slim tendrá más competencia en Colombia

De acuerdo con la revista Semana, el negocio de la televisión en Colombia, tiene un valor de US400 millones y llega al 72% de los hogares en ese país

El gobierno de Colombia entregará cinco licencias para operar y comercializar televisión por cable, lo que abrirá una mayor competencia a la empresa dominante que es propiedad del empresario mexicano Carlos Slim, reveló hoy la revista Semana.

La más reciente edición de la prestigiada revista, que comenzó a circular este domingo, indicó que es ‘un negocio que viene disparado, vale al año 400 millones de dólares y le llega al 72 por ciento de los hogares en Colombia’.

Señaló que este proceso ‘va revolucionar esta industria que hoy domina en Colombia magnate mexicano Carlos Slim, quien ya tiene el 58 por ciento de la torta’.

Las nuevas licencias concesionadas ’son vitales para las empresas de telecomunicaciones de Bogotá y Cali, que están buscando la manera de ofrecer un paquete de servicios más completo para asegurar su futuro’, precisó el reporte.

“Es claro que quienes entren al mundo de la televisión por suscripción van a pelear directamente con varios titanes como Telmex, Telefónica y EPM, que son las empresas que hoy dominan’, señaló la nota.

Semana detalló que Telmex, propiedad de Slim, tienen un millón 691 mil suscriptores por todo el país ‘y sigue sumando, como lo demuestra su más reciente adquisición: la compañía Teledinámica, una operadora en la Costa que le agregó otros 50 mil suscriptores’.

El reporte indicó que las licencias de televisión por suscripción, en una iniciativa para la cual existen al menos ocho interesados, serán asignadas por la Comisión Nacional de Televisión (Cntv) y ‘no son un proceso menor’.

Las concesiones ‘van a ponerle competencia a hombres fuertes del negocio como Carlos Slim y se podrían convertir en una excelente oportunidad para dos empresas que enfrentan un desafío importante, demás, significarán una mayor oferta’, precisó.

Fuente: El Economista, México

Opinión