Inicio Tecnología. Actualidad. SoftBank toma el poder en Uber con 8,800 mdd en acciones

SoftBank toma el poder en Uber con 8,800 mdd en acciones

El consorcio nipón SoftBank toma el poder en Uber con la compra de acciones por 8,800 millones de dólares

SoftBank toma el poder en Uber con 8,800 mdd en acciones
SoftBank toma el poder en Uber con 8,800 mdd en acciones

Un grupo de inversores encabezados por el consorcio nipón de telecomunicaciones e internet SoftBank cerró un acuerdo para la compra de acciones de Uber por 8,800 millones de dólares.

Con esta operación, el conglomerado japonés se convierte en el mayor accionista de la plataforma de servicios de viaje, lo cual supone un impulso para concentrarse en ser ‘un servicio que esté en todas partes y para todos’, enfocado en Estados Unidos y mercados crecientes europeos, según el Financial Times.

El convenio incluye una gran compra de acciones a inversores y empleados de Uber a una valoración descontada de 48,000 millones de dólares, lo que supone una caída del 30% de la valoración más reciente conocida de la compañía, que estaba establecida en 68,000 millones de dólares.

Los inversores tendrán una participación de aproximadamente 17.5% de Uber, con SoftBank con el 15% de la compañía, convirtiéndose así en el mayor accionista.

La inversión desencadenará una serie de cambios de la administración en Uber, incluyendo la incorporación de nuevos miembros a la junta, que entrarán en vigencia inmediatamente.

Según los términos acordados, Uber ampliará su dirección de 11 a 17 miembros, incluidos cuatro directores independientes, limitará el poder de voto de algunos de los primeros accionistas y recortará el control ejercido por el antiguo CEO, Travis Kalanik, que se mantendrá en la junta.

‘Es un gran acuerdo para nuestros accionistas, empleados y clientes, ya que fortalece la gestión de Uber al duplicar nuestras inversiones en tecnología y continuar llevando nuestros servicios a más personas en más lugares del mundo’, comentó el portavoz de Uber.

Con información de El Economista.es

Opinión