Inicio Tecnología. Software causa fallo en el Boeing 737 MAX de Ethiopian Airlines

Software causa fallo en el Boeing 737 MAX de Ethiopian Airlines

La tragedia del Boeing 737 MAX se debió a un error del software en un sensor que envió información errónea

Ethiopian Airlines
Ethiopian Airlines

La tragedia del Boeing 737 MAX de Ethiopian Airlines se debió a que un sensor envío información errónea que impidió la desactivación del software MCAS.

Aunque la falla de un sensor que ocurrió en el Boeing 737 puede considerarse una falla técnica, el software actúa con base en la información que le transmiten dispositivos externos como los sensores.

El software debe tener mecanismos de recuperación de fallas de dichos dispositivos o, como mínimo, permitir su propia desactivación. Por lo tanto, todo indica que lo que se produjo fue un error fatal de software que impidió la desactivación de MCAS.

La dependencia creciente y complicada del software puede resultar en algunos casos, crítica: un error de software puede causar daños irreparables a personas, bienes o al medio ambiente, se suele hablar de software cuya seguridad o fiabilidad es crítica o simplemente, de software crítico. Por ejemplo, es crítico el software utilizado para controlar el funcionamiento de cualquier tipo de medios de transporte, dispositivos médicos, transacciones bancarias y financieras, etc.

Del software no crítico, los usuarios requieren cierto grado de disponibilidad y fiabilidad que a menudo es difícil de conseguir, lo que, aunque no cause una tragedia, puede resultar bastante molesto. Para mejorar nuestra vida cotidiana, y sobre todo hacerla más segura, es cada vez más importante que cualquier software, y más aún si es crítico, cuente con ciertas garantías de que funciona correctamente.

En el caso de que el software dependa de un entorno regulado por sensores u otros dispositivos, debería garantizarse una reacción segura y controlada, incluso a cambios inesperados del entorno. De hecho, existen estándares que deben ser aplicados en los procesos de desarrollo de software para que la calidad de los sistemas resultantes pueda ser certificada por las entidades oficiales competentes. Los estándares utilizan diferentes definiciones de niveles de criticidad de acuerdo con los cuales establecen los procedimientos y requisitos a satisfacer. Obviamente cuanto más crítico es un software, más estrictos son los requisitos de certificación.

Finalmente tardaremos en saber por qué el Boeing 737 MAX volaba usando software defectuoso y si se aplicaron o no los estándares requeridos en su desarrollo.

El software MCAS del B737 MAX es altamente crítico y, como tal, se debería exigir un elevado nivel de fiabilidad. Esta tragedia, junto con la de Lion Air, de similares características ocurridas seis meses antes, han puesto en entredicho la reputación en seguridad no solo de la compañía aeronáutica Boeing, si no también de la Administración Federal de Aviación estadounidense, encargada de certificar el software de control a bordo de los aviones.

Opinión