Inicio Tecnología. Taiwán, al frente en el cerco internacional a Huawei

Taiwán, al frente en el cerco internacional a Huawei

Taiwán adopta medidas excluyentes sobre el uso de dispositivos chinos tras sospechas infundadas en varios países occidentales sobre la seguridad de los equipos de Huawei

Huawei
Huawei

El gigante tecnológico Huawei, formará parte de una “lista negra” de compañías chinas que está elaborando el Departamento de Seguridad Informática de la isla y que, según el rotativo local Ziyou Shibao, incluirá también a ZTE, Hikvision, Zhejiang Dahua Technology Corporation y Lenovo.

Todas ellas tendrán prohibido su empleo en organismos públicos y empresas estatales, veto que se extenderá también a funcionarios y militares.

“Las prohibiciones no afectarán a los individuos privados”, señaló la portavoz gubernamental, Kolas Yokata, a finales del pasado enero, pero sí a los empleados de todos los organismos y empresas públicas, que deberán excluir los programas, servicios y productos de tecnología china de su trabajo.

El tema ha adquirido tal magnitud en la isla que incluso la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, lo abordó en el discurso de Año Nuevo chino, en el que se comprometió a tomar medidas “para garantizar la seguridad de la información y la comunicación de todas las infraestructuras clave”.

Uno de los desencadenantes de estas medidas fueron las sospechas de interferencia de Pekín en los comicios locales del 24 de noviembre de 2018, denunciados por la empresa de seguridad estadounidense FireEye.

Para el experto isleño en seguridad informática Kitsch Liao, las razones para la exclusión son de peso: por un lado, la determinación china de reunificar a Taiwán y la estrecha conexión entre las empresas de ese país y su gobierno y Ejército y, por el otro, la existencia de vulnerabilidades en sus productos.

“Taiwán está bajo la amenaza de invasión por parte de China, y las empresas tecnológicas chinas ofrecen un medio para impulsar el ciberespionaje y la guerra cibernética contra la isla”, declaró Liao a Efe.

Según el experto, no se han hecho públicas pruebas de la existencia de “puertas traseras” que permiten el espionaje en los productos de Huawei, aunque a su juicio eso no excluye su presencia, ya que ningún país las publicaría, aunque las tuviese, para no comprometer su recopilación de inteligencia.

“Sin embargo -agregó Liao-, no hay la menor duda de que los productos de Huawei tienen vulnerabilidades y errores de programación intencionados que permiten el espionaje y la recolección de datos sin permiso o conocimiento”.

Asimismo, Liao considera que muchos programas chinos envían datos a ese país y el Estado puede utilizar toda esa información y todo lo almacenado en China, bajo la excusa de la seguridad nacional.

Para el experto, esta recopilación de datos es automática y Pekín la usará cuando la necesite, a pesar de que hay quienes piensan que sus datos no son importantes y eso les excluye del riesgo.

“WeChat (el equivalente chino a WhatsApp) es especialmente peligrosa y vuelve inseguro cualquier teléfono”, aseveró Liao.

Así, explicó que en dos casos de detención en China de taiwaneses, los agentes de seguridad chinos les mostraron impresos los historiales de sus conversaciones y ubicaciones, y a uno, incluso la localización y fotos de su novia en ese momento.

Por su parte, la funcionaria isleña Adela Lin afirmó que “hay algo de paranoia en los temores de infiltración china, comprensible, pero exagerada: ¡no pueden controlar tantísimos datos en China”

El Ejecutivo de Taipéi, que ya prohibió en 2013 el uso de equipos de las empresas chinas Huawei y ZTE en las redes de telecomunicaciones de la isla y en los organismos oficiales, vetó, en mayo de 2018, el uso de dispositivos chinos en instalaciones militares.

Los temores en Taiwán se intensificaron después de las acusaciones de Estados Unidos de intervención china en las elecciones del pasado noviembre.

Por eso, este 15 de enero dos instituciones en el desarrollo e investigación tecnológica, el Instituto de Investigación en Tecnología Industrial y el de la Industria Informática, prohibieron el uso de dispositivos de Huawei en sus redes internas y se prepara una exclusión aún mayor.

Para China, se trata de planes “políticos”: la Oficina de Asuntos de Taiwán del Consejo de Estado señaló el mes pasado que este tipo de medidas politizaban de manera innecesaria los intercambios comerciales a ambos lados del estrecho.

El resultado, al parecer de Pekín, será perjudicial para los consumidores isleños y para las empresas taiwanesas suministradoras de componentes para las compañías chinas afectadas.

Aunque no parece que la medida vaya a afectar a muchos usuarios privados, ya que el uso de estas marcas es bastante minoritario en la isla: según el portal estadístico Statista, en junio de 2018, solo un 3.4% de los usuarios taiwaneses de teléfonos inteligentes optaban por Huawei, por el 4.6% de usuarios de Xiaomi y un 12.8% de Oppo.

Opinión