Inicio Tecnología. Telecomunicaciones en China

Telecomunicaciones en China

El enorme tamaño de China en términos de extensión territorial y población la convierten en el mercado más grande del mundo para diferentes productos y servicios, incluyendo al sector telecomunicaciones.

El suministro de servicios básicos de telecomunicaciones en el país del centro (nombre por el que los chinos suelen referirse a su país) se encuentra dominado por un total de seis empresas que, como en muchos otros sectores de la economía China, incluyendo a fabricantes de equipos de telecomunicaciones, cuentan con una participación estatal mayoritaria.

Estas seis empresas son China Telecom, China Mobile, China Netcom, China Satellite, China Unicom y China Tie Tong, y son el resultado de las sucesivas reestructuras que desde 1994 ha atravesado el mercado de telecomunicaciones chino.

Por lo que hace a líneas fijas, China cuenta con un total aproximado de 357 millones 800 mil líneas fijas, de las cuales China Telecom representa aproximadamente el 70 por ciento y presta servicios en las provincias sureñas y occidentales del país.

China Netcom presta servicios en el norte del país, incluyendo a la ciudad capital Beijing, y representa aproximadamente el 30 por ciento de las líneas fijas instaladas.

En cuanto a servicios de telefonía móvil, China cuenta con un total aproximado de 300 millones 744 mil usuarios, de los cuales China Mobile atiende al 70 por ciento y China Unicom al restante 30 por ciento.

Por otra parte, China Satellite tiene a su cargo la prestación de servicios satelitales mientras que China Tie Tong presta servicios de telecomunicaciones varios, si bien no cuenta con un gran número de usuarios.

No obstante la existencia de seis proveedores de servicios básicos de telecomunicaciones, la competencia entre ellos se encuentra limitada, como consecuencia de los límites geográficos y de servicios que la regulación vigente les impone.

Sin embargo, cabe destacar que las tarifas para la prestación de servicios básicos de telecomunicaciones, como telefonía fija, móvil, larga distancia y acceso a Internet se encuentran fuertemente reguladas por el Ministerio de Industria de Información (el equivalente chino de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y Comisión Federal de Telecomunicaciones en su conjunto), que cuenta con un sistema de tarifas tope que es frecuentemente revisado a la baja.

Asimismo, China Mobile, China Netcom y China Telecom cotizan en las bolsas de valores de Hong Kong, China y Nueva York y cuentan con consejeros independientes.

Cabe mencionar que mucho ayudaría a nuestro país que las empresas de participación estatal mayoritaria contasen con un sistema de administración similar, donde su objetivo sea vender bienes o prestar servicios a los menores precios posibles y no como medios de recaudación y otorgamiento de canonjías.

En adición a las compañías prestadoras de servicios básicos de telecomunicaciones, existen aproximadamente 17 mil proveedores de servicios de valor agregado que suministran servicios como buscadores, páginas Web, correo electrónico y correo de voz, entre otros.

Las empresas proveedoras de servicios de valor agregado han sido el principal vehículo por el que inversionistas extranjeros han accedido al mercado de telecomunicaciones chino, aunque estos servicios suelen enfrentar una importante intervención y/o regulación del gobierno chino, como consecuencia de su interés por mantener el control de los contenidos que se comercializan en su país y verificar que no se violen los límites a la inversión extranjera estipulados en la regulación vigente.

La prestación de servicios de valor agregado cuenta con un límite de participación extranjera del 50 por ciento, mientras que en el caso de proveedores de servicios básicos de telecomunicaciones dicha participación se limita al 49 por ciento.

Por lo que hace a la fabricación de equipos de telecomunicaciones, China cuenta con varios fabricantes locales cada vez más conocidos en Occidente y que, a diferencia de lo que suele creerse, cuentan con importantes centros de investigación y desarrollo. Entre estos fabricantes se encuentran ZTE (Zhongxin Telecommmunications Equipment), Datang y Huawei. De éstos, ZTE es el único que cotiza en las bolsas de valores de Hong Kong y Shenzen.

Entre los retos más importantes que en este momento enfrentan los fabricantes de equipos de telecomunicaciones chinos, considero se encuentran la creación de un estándar 3G chino y la internacionalización de sus productos y servicios.

El primero de estos temas es de tal importancia para el gobierno chino que, sin citarlo, ha aplazado el otorgamiento de licencias para la instalación de redes de tercera generación hasta en tanto no se encuentre listo un estándar 3G local que pueda competir con tecnologías europeas y de los Estados Unidos. El consenso de expertos en el sector es que dicho estándar no estará listo hasta 2007 y será entonces que el gobierno chino estará en posibilidad de otorgar licencias para redes 3G.

Por lo que respecta a su internacionalización, considero que los fabricantes de equipos y prestadores de servicios de telecomunicaciones chinos se enfrentan ahora a las mismas dificultades que en su momento tuvieron fabricantes de relojes japoneses o de televisores y autos de Corea, por lo que será importante generen en el consumidor la confianza de que sus productos no sólo son más baratos sino que su calidad es tan buena como la de un proveedor europeo, japonés o de los Estados Unidos.

Estoy convencido de que la habilidad y pragmatismo que han demostrado los chinos para contar con un país de dos sistemas y emprender reformas que han contribuido al tan llamado “milagro chino”, permitirán en un futuro no muy lejano que los productos y servicios de ese país sean tan reconocidos como los de otros proveedores.

Fuente: El Financiero, Iván Ruiz Moreno 

Opinión