Inicio Tecnología. Telecomunicaciones, madeja de litigios

Telecomunicaciones, madeja de litigios

Al grito de ¡quítenle la concesión a mi competencia!, los operadores de telecomunicaciones han hecho crecer una compleja madeja de mutuas acusaciones.

La Oficialía Mayor de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), que preside Héctor Osuna, está saturada de solicitudes de revocación de las concesiones que usufructúan las más destacadas empresas de telecomunicaciones.

Son 12 operadores los que tienen sobre sí acusaciones que presuntamente podrían derivar en la revocación de su título de concesión. Entre ellas están: Telmex y Telcel, de Carlos Slim; Telefónica, de Francisco Gil Díaz; Iusacell y Unefon, de Ricardo Salinas Pliego; Axtel y Avantel de Tomás Milmo; Megacable de Enrique Yamuni; Nextel, de Peter Foyo, y Alestra, GTM, B-Tel.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes, que encabeza Juan Molinar Horcasitas, está prácticamente paralizada ante las acciones legales de los protagonistas en la industria.

Y lo peor es que es tal el enredo de acusaciones, que la industria de las telecomunicaciones está virtualmente empantanada.

En el fondo de los dimes y diretes, sin duda, subyace el tema de la competencia o mejor dicho la intolerancia a la competencia.

Por eso todos concurren ante las autoridades para acusar al otro y exigir que se le revoque su título de concesión.

Al mismo tiempo que solicitan la revocación del título de concesión de sus competidores, se defienden de las acusaciones de sus contrapartes.

Por ejemplo, Telefónica fue denunciada por Nextel que pidió la revocación de su título de concesión. En contrapartida la empresa de origen español respondió con la misma petición para su demandante original.

Telmex, Iusacell, Telcel, Unefon y Megacable tienen demandas de solicitud de revocación de concesión contra otros y en contra suya.

En contra de Telmex se ha pedido que se le revoque el título de concesión por no llevar a cabo la consolidación de Áreas de Servicio Local (ASL) que debió iniciar el pasado 4 de abril.

GTM, filial de Telefónica, y Megacable, enfrentan conjuntamente seis denuncias por no cumplir con sus compromisos de cobertura en telefonía fija y otras más por faltas en portabilidad, solicitándose en cada una la anulación de su concesión.

Para BBG y sus filiales B-Tel y G-Tel también se pidió la revocación de la concesión por realizar by pass en la Riviera Maya.

Iusacell y Unefon pidieron a la Cofetel el inicio del procedimiento de revocación de los títulos de concesión de Alestra, Avantel y Maxcom, por el caso de El Que Llama Paga.

Axtel solicitó a la Cofetel el inicio del procedimiento de imposición de sanciones y revocación de los títulos de concesión para Telcel, Telefónica, Iusacell y Unefon, por interrumpir el tráfico de las llamadas de larga distancia también en el esquema de El Que Llama Paga.

Nextel (Opcom) solicitó a la Cofetel el inicio del procedimiento de imposición de sanciones y revocación de los títulos de concesión de Grupo Telefónica, por la interrupción de la interconexión de voz y de los servicios de SMS.

Para esa denuncia la respuesta de Telefónica fue pedir a la Cofetel el inicio del procedimiento de imposición de sanciones y revocación de los títulos de concesión de Nextel, por alteración del número de origen de las llamadas que entrega a su red.

No hay duda, la demanda generalizada es que anulen la concesión de sus competidores.

En realidad todas están en contra de la competencia. Es una apuesta en la que todos pierden. Al tiempo.

Fuente: El Economista, Marco A. Mares, México 

Opinión