Inicio Tecnología. Telefónica obstaculiza planes de Slim

Telefónica obstaculiza planes de Slim

Compró consorcio de Telecom Italia para impedir el dominio de América Móvil

Cuando Telefónica de España pagó 2 mil 300 millones de euros (3 mil 100 millones de dólares) para unirse a un consorcio que adquirió a Telecom Italia el mes pasado, no había duda en la industria de que el centro de su atención no estaba en los mercados nacionales de la compañía en Europa, sino en una batalla que se desarrollaba del otro lado del atlántico, en Latinoamérica.

“Telefónica pagó por una cláusula en el contrato que le prohíbe a Telecom Italia vender sus activos al competidor”, dijo Samuel Possebon de Teletime, una publicación y sitio web brasileño de temas de telecomunicaciones.

Ese competidor es Carlos Slim, el multimillonario mexicano que controla a Telcel y a Telmex, operadores de telefonía móvil y fija que desde hace varios años han competido con Telefónica por el dominio de la región.

La telefonía fija ha logrado madurez y crecimiento en los mercados de telefonía móvil del mundo en vías de desarrollo. No obstante, el crecimiento de la telefonía móvil en mercados emergentes sigue siendo sólido, y Brasil no es la excepción.

Unidades total o parcialmente controladas por Telefónica (Vivo), América Móvil (Claro) y Telecom Italia (TIM), comparten tres cuartas partes de lo que actualmente representa el quinto mercado de telefonía móvil en el mundo.

Telefónica señaló que busca llegar a un acuerdo operativo con Telecom Italia.

Si tiene éxito, avanzará enormemente en Brasil, obteniendo la suficiente presencia, sinergias y poder adquisitivo, como para afirmar una victoria decisiva sobre Slim.

Sin embargo, para lograrlo va a tener que evadir obstáculos insuperables. En el pasado reguladores brasileños habían rechazado acuerdos más pequeños. Cuando Telecom Italia, en medio de una compleja disputa con coinversionistas, se encontró controlando más compañías de lo que permitían las regulaciones, fue obligada a poner su participación en Brasil Telecom, el importante operador de telefonía móvil y fija, en una cuenta fideicomitida y fue retirada de la administración.

La combinación de las empresas Vivo y TIM dominaría sustancialmente al mercado.

Telefónica también debe resolver algunos asuntos relacionados con Vivo, de la que comparte el control con Portugal Telecom. A principios de esta semana reiteró su determinación de asumir el control total.

No obstante, Vivo es la principal fuente de crecimiento del ingreso de Portugal Telecom y los portugueses no han mostrado señales de cambio en su postura. Telefónica podría vender su participación, ¿pero a quién?

“¿Quién querría comprar la mitad de un operador en el que se tenga que compartir el control con socios necios que no tienen deseo alguno de ser agradables?” Preguntó Thomas Abreu de Pyramid Research, una consultora de telecomunicaciones con sede en la ciudad de Boston.

Pero la situación a la larga terminará agotándose y Telefónica ya asumió su postura. “El principal beneficio del acuerdo fue poner nerviosos a América Móvil y a Telmex”, dijo Abreu.

“Latinoamérica representa una importante porción de las ganancias de Telefónica, y es en ese aspecto donde fijará sus límites”.

Si la batalla parece ser compleja, entonces el terreno de batalla es igualmente complejo.

Con la privatización de 1998, el mercado de telefonía móvil de Brasil fue dividido en 10 regiones, cada una con cuatro licencias separadas. Desde entonces el mercado se ha consolidado, pero aún así siguen existiendo de tres a seis operadores compitiendo en cada región.

Vivo, Claro y TIM dominan, pero dos operadores de control local, la firma Oi, controlada por el operador fijo Telemar, y BrT Celular de Brasil Telecom, están ganando terreno.

Los suscriptores de prepago representan 80% del total debido a que la riqueza se concentra en un porcentaje bastante pequeño de la población. De hecho, muchos usuarios de telefonía móvil nunca hacen llamadas y sólo utilizan sus aparatos para recibirlas.

Las guerras de precios también han sido importantes en la lucha por participación de mercado. Los números de teléfonos móviles todavía no pueden ser intercambiados entre redes. Sin embargo, la tasa de “usurpación” de clientes entre operadores es alta.

A partir del año pasado, los operadores declararon una tregua y cambiaron su enfoque a servicios de alto nivel -básicamente se le ofrecen programas de lealtad a los suscriptores con planes postpago, además de servicios de mensajes de texto y otros más.

Muchos han dejado de proporcionarle aparatos a los clientes de prepago, y en lugar de eso sólo les venden tarjetas SIM.

Pyramid Research señaló que 50% de las ventas de aparatos se realizan en supermercados y otras cadenas de tiendas; 30% a través de distribuidores y sólo 20% mediante los mismos operadores.

Los márgenes son estrechos y muchos operadores todavía deben generar una ganancia sobre su inversión. Sin embargo, la mayoría son rentables y los prospectos de crecimiento están entre los más atractivos del mundo, especialmente si Brasil tiene éxito en elevar el crecimiento económico por encima del reciente promedio anual de 3% . Los españoles y mexicanos tienen mucho por que pelear.

Fuente: El Universal, México

Opinión