Inicio Web. Triste futuro

Triste futuro

En el 2020 el planeta estaría superconectado pero sería un lugar amenazador 

NUEVA YORK. Un planeta enteramente conectado a internet en 2020, pero con tecno-terroristas, drogas virtuales y cada vez menos esferas privadas: el cuadro del futuro, imaginado por expertos consultados por el Instituto Pew,
resulta confuso y poco tranquilizador.

Una mayoría (58%) de estos expertos comparte la opinión de que de aquí al 2020 habrán aparecido grupos hostiles a la tecnología (denominados “refusenik”) y que algunos recurrirán al terrorismo para perturbar el funcionamiento de
internet, según el estudio publicado.

Sin embargo, 35% de las personas consultadas no comparte la idea de este escenario y 7% no tiene opinión.

Signo de la incertidumbre sobre las nuevas tecnologías, los 742 expertos de variados ámbitos consultados para este estudio del Instituto Pew y de la Elon University están divididos por dos temas claves: ¿la red internet en 2020 conectará todos los rincones del globo o el mundo de la información será de dos niveles?, y ¿construirá un mundo mejor o uno peor?

Una mayoría de los expertos (56%) piensa que internet sabrá difundirse para todos, contra 43% de escépticos, pero 49% (contra 46%) considera que el resultado de esta transparencia sobre la vida de los ciudadanos será
globalmente negativo, principalmente a causa de la intromisión en sus datos privados.

Con todo, un punto positivo según 52% de los consultados: cada individuo tendrá oportunidades, en un mundo “plano” donde la circulación de información hará evaporarse las fronteras nacionales en favor de ciudades-estados o de comunidades de diversos intereses.

Una mayoría (56%) piensa también que la realidad virtual ofrecerá ganancias en productividad, pero hará nacer nuevas formas de dependencia, de drogadictos de mundos virtuales.

En cambio, 57% no cree que el inglés dominará las redes al punto de matar a las otras lenguas, mientras que 42% piensa lo contrario. Y la mayoría entre ellos no cree tampoco en la aparición de sectores enteramente automatizados, donde el ser humano perdería el control.

Sobre los “refuseniks” y otros “tecno-terroristas”, Ed Lyell, un experto sobre temas de internet y educación, comentó que “cada época tiene un pequeño porcentaje de gente que se aferra a un pasado sublimado donde la tecnología estaba ausente, la gente era autosuficiente y tenía pocas necesidades para vivir”.

“Estos adeptos del ludismo no vacilan en utilizar la violencia para detener el progreso aunque éste es útil”, dijo Lyell.

La investigación fue realizada entre noviembre del 2005 y abril del 2006. Como la muestra no fue escogida en función de un modelo representativo de población, no puede ser calculado su margen de error, según los autores del estudio.

Fuente: El Economista, con información de AFP

Opinión