Inicio Web. TV tradicional, en jaque por internet

TV tradicional, en jaque por internet

El desarrollo vertiginoso de internet ha puesto en duda algo que parecía imposible: la viabilidad de la TV en esta nueva era. Y la duda no es ociosa, basta ver el aumento de videos y audios en la red para cuestionarnos acerca del futuro de uno de los aparatos más populares en la historia. Pero, ¿estamos ante el final de la caja tonta, como algunos la llaman?

Matrimonio por conveniencia

A finales de los noventas la televisión comenzó a sufrir una gran transformación proveniente de la creciente revolución digital, principalmente de la llegada de internet, dando paso al surgimiento de la TV interactiva, un híbrido la cual ha emergido de una polémica, pero interesante relación: “la televisión en internet o internet en la televisión”, según palabras del director de Proyecto Internet-Cátedra de Comunicación Estratégica y Cibercultura del Tecnológico de Monterrey, Octavio Islas.

Es decir, hoy en día existen miles de televisoras de todo el mundo que han creado sitios web, que van desde simples páginas institucionales donde presenta información acerca de la empresa y su programación, hasta los sitios desde los cuales se puede acceder a determinados programas que se encuentran en su archivo histórico, lo que podríamos nominar la TV en la red.

Por ejemplo, los sitios de Canal 11 y Proyecto 40 ofrecen programación en Internet; el primero con algunos de sus programas estelares para que el usuario los vea cuando desee, y el segundo con transmisión en vivo.

Televisión en internet

Aunque en México es aún limitado, en los países desarrollados es cada vez más común ver cómo la televisión convencional se apodera de algunas herramientas de interacción generadas en internet, como los chats, los emails, los foros, y, por el otro, cómo en la red comienzan a surgir portales con programación inédita, a lo que se ha denominado la televisión transmitida por IP (IPTV, por sus siglas en inglés).

Así, es cada vez más común encontrar a quienes combinan la televisión e internet, como Joost, que permite ver grandes cadenas de televisión en la computadora, con una programación personalizada y herramientas como chats y mensajería instantánea.

A este sistema personalizado se le conoce como peer to peer (intercambio de archivos de usuario a usuario), lanzado por los creadores de KaZaA y Skype, que ha tenido un éxito rotundo, ya que ha cerrado grandes acuerdos con productoras como Viacom o Time Warner y ha logrado inversiones millonarias.

Joost es gratuito y sus creadores, el sueco Niklas Zennström y el danés Janus Friis, esperan obtener importantes beneficios a través de publicidad.

Tú eres la estrella

En la red también existen sitios que se han convertido en verdaderos éxitos, pues sus estrellas no son famosos actores o cantantes, sino los propios usuarios, tal es el caso de Youtube, una especie de TV que denominaríamos “hágala usted mismo”.

El sitio creado por Chad Hurley, Steve Chen y Jawed Karim en el 2005, ha sido un rotundo éxito; se ven 100 millones de videos y se añaden 65,000 nuevos al día, por lo que muchas cadenas de televisión ahora permiten que sus imágenes se distribuyan en él gratuitamente.

Para muchos, el modelo de negocio de Youtube es futuro de la TV, pues ha demostrado que ofrece justo lo que los usuarios requieren: ver aquí y ahora mi video favorito. “El televidente comienza a empoderarse, al contar con algunas interfaces con las cuales puede hacerse visible sin la mediación de las grandes cadenas”, afirmó Octavio Islas, Director de Proyecto Internet-Cátedra de Comunicación Estratégica y Cibercultura del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México.

¿Dejará de existir el televisor?

Fue el propio fundador de Microsoft, Bill Gates, quien puso el dedo en la llaga al asegurar, en Davos durante enero de 2007, que “la gente no se da cuenta de que, en cinco años, acabará la televisión como la conocemos ahora”, debido a la explosión de contenidos audiovisuales y a la unión entre computadoras y televisores.

Y predijo que en los próximos años los espectadores buscarán la flexibilidad que ofrece internet, abandonando las emisiones tradicionales -programas y anuncios que los interrumpen-. “La emisión en internet es inmensamente superior”, agregó.

Sin embargo, la televisión tradicional, o como la conocemos actualmente, comienza a transformarse, pues sabe de la necesidad de entrar de lleno en la era digital. Ello se deja ver en la llamada “TV en demanda”, la cual consiste en que el usuario paga por ver cuando él desee sus programas, videos, películas y series favoritas, las cuales podrá descargar a su computadora o dispositivo móvil.

“Hablamos de tecnologías eventualmente convergentes que van a propiciar nuevas formas de apropiación por parte de los consumidores. Parece que en 10 años vamos a vivir un desarrollo paralelo de internet y televisión, y nos encontraremos ante una creciente presencia de contenidos televisivos en internet”, consideró el investigador y catedrático de la UNAM, Raúl Trejo, tras reconocer que “sería muy pronto para cantar las exequias de la TV”.

De acuerdo con el director de Contenidos de esmas.com, Guillermo Aliaga, la TV del futuro, quizás ya presente, será aquella donde “los usuarios pueda ver lo que quiera, donde quieran y cuando quieran; el usuario tiene el control y el contenido fluirá por diferentes pantallas (celular, pda, computadora, en la TV), como ya está sucediendo e irá mejorando”.

¿Qué pasa en México?

Seguramente, tras conocer un poco más de la TV interactiva y del futuro de la televisión tradicional, ahora se está preguntando: “¿Qué ocurre en nuestro país?” El escenario no es muy optimista.

Antes de continuar, es importante recordar que, para que una persona pueda disfrutar de la TV interactiva, necesariamente debe de contar con una conexión de banda ancha, para garantizar la calidad de servicio. Y en este sentido, el país no va por buen camino.

Según el “Panorama de las comunicaciones 2007” de la OCDE, México se encuentra dentro de los cinco países con las tarifas telefónicas más caras, entre los 30 que conforman el organismo; y la penetración de banda ancha es sólo de 3%, por lo que la nación es última de la OCDE.

“Más del 75% de la población sigue dependiendo para su consumo mediático exclusivamente de la TV abierta, no hay cable ni satélites ni internet para más de tres cuartos de la población, por lo que no hay sustento sólido para suponer que la televisión mexicana va a cambiar drásticamente en los próximos años”, concluye el especialista Raúl Trejo.

Pese a este gris panorama, existen dos ambiciosos proyectos que en este momento se disputan a los usuarios de la televisión interactiva en México: esmas.com y Prodigy Media, de Televisa y Telmex, respectivamente.

De acuerdo con Guillermo Aliaga, esmas.com, en su sección de TV y vides, tiene una estrategia dividida en tres pilares: cortos patrocinados, es decir, fragmentos de producciones de Televisa; también apuestan por la tienda virtual de video bajo demanda, donde la gente puede comprar versiones cortas de telenovelas, cine mexicano, programas, y, finalmente, el servicio de TV en vivo, “a través del cual presentamos los canales 2, 4, 5 y 9, y ofrecemos un archivo de los programas”.

Por su parte, Prodigy Media, el proyecto de Telmex, ofrece acceso a canales como Fox News, TeleFórmula, TV UNAM y Canal 22, y está en busca de identidad, conductores y contenidos; también tienen un área de descargas, donde se encuentran algunas series, como Ghost Whisperer, o cintas como Los amantes del Círculo Polar.

Sin embargo, y pese a las presiones de las nuevas tecnologías en contra de la televisión tradicional, sobre todo por las tendencias mundiales de televisión interactiva, sin duda su final aún está muy lejano, así que, si se preocupó cuando empezó a leer este artículo, tome aire, aún hay televisión para rato.

La nueva era

La televisión ha comenzado a dejar de ser pasiva para exigir la participación del usuario. A continuación los principales modelos de esta nueva televisión interactiva.

TV en la red: Son páginas institucionales donde presenta información acerca de la empresa. La programación o hasta sitios desde los cuales se puede acceder a determinados programas que se encuentran en su archivo histórico.Televisión transmitida por IP: La fusión de la televisión convencional con herramientas de Internet, desde la manera de cómo es enviada y aceptada la información (vía IP), hasta el uso de herramientas interactivas, como chatas, emails, foros. Su principal característica es que el usuario tiene el control absoluto de lo que quiere ver, a la hora que guste.TV “hágala usted mismo”:La televisión que realizan los propios usuarios de la red, desde un video casero hasta la grabación de un suceso tan trascendente como la masacre en la Universidad de Virginia.

Fuente: El Economista, México 

Opinión