Inicio Apps y Gadgets. Usan apps para espiar teléfonos sin permiso

Usan apps para espiar teléfonos sin permiso

Existen aplicaciones para acceder al historial, fotografías, correos y aplicaciones en teléfonos móviles, por menos de 7 dólares

Espionaje
Espionaje

Existen en el mercado decenas de aplicaciones que son utilizadas como herramientas para vigilar a personas, o que permiten acciones ilegales como escuchar llamadas, leer chats y acceder al teléfono de otra persona sin su consentimiento.

En algunas versiones premium se permite incluso grabar las llamadas y el entorno del teléfono en cualquier momento, leer los chats de WhatsApp, acceder a los mensajes de Tinder, borrar datos del teléfono o bloquearlo.

La aplicación permanece oculta en el teléfono en el que se haya descargado y no aparece en la lista de apps instaladas en el mismo. La identificación de este y otros programas se han obviado para no facilitar su uso.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Cornell, la Universidad de Nueva York y el Instituto Tecnológico de Israel, encontraron decenas de aplicaciones de este tipo en el mercado.

Estas van desde apps más básicas que dan información como la posición GPS, hasta algunas muy avanzadas que permiten el acceso a la cámara, la visualización de la pantalla en remoto y la posibilidad de controlar el móvil a través de la computadora, pudiendo acceder a todo el contenido y las aplicaciones de la misma.

La investigación, publicada en el 2018, revela que la mayoría de estas apps son de ‘doble uso’ y se hacen pasar por herramientas de seguridad infantil o antirrobo. Esto dificulta la comprensión de la dimensión del problema.

Las personas que utilizan esta app para acosar suelen tener conocimientos mínimos en tecnología para gestionar las aplicaciones espía y ocultarlas.

Este tipo de conductas son cada vez más comunes entre parejas jóvenes, en casos de violencia de género y en situaciones de celos patológicos o de sospechas de infidelidad, explica José Miguel Rodríguez, informático de Stop Haters.

En este año, un estudio realizado por la organización Women’s Aid confirmó esta situación. 4 de cada 10 mujeres afirmaron que sus parejas o exparejas habían utilizado sus actividades en línea para rastrear sus movimientos y controlarlas.

Rodríguez explica que estas aplicaciones, como están disponibles tanto en la Play Store como en la tienda de Apple, son legales.

‘Lo peligroso de estas aplicaciones no son ellas en sí, sino el uso que se les da. Este tipo de apps tienen otros objetivos como, por ejemplo, en el caso de una persona que graba videotutoriales para poder visualizar la pantalla en la computadora y manejarlo desde la misma. También son útiles para la asistencia remota y poder solucionar problemas sin disponer del dispositivo físico’.

Acceder a lo que una persona hace se ha vuelto más fácil con las nuevas tecnologías. ‘Desde la aparición de la redes sociales, el control y la confusión de la libertad del individuo y los valores de la confianza se están perdiendo absolutamente’, explica Rodríguez.