Inicio Tecnología 2017 Actualidad 2017 Sube uso de smart homes y las tecnológicas no lo quieren desaprovechar

Sube uso de smart homes y las tecnológicas no lo quieren desaprovechar

32
casa-internet-cosas-iot

El mercado de aparatos inteligentes está viviendo un momento de expansión, que en 2016 movió más de 75,000 millones de euros en el mundo, de acuerdo con Francisco Guzmán, director master de domótica de la Universidad de Málaga, España.

Según la consultora Juniper Research, la cifra se prevé que se duplique en 2021. ‘Más allá del volumen de negocio que supone y de la comodidad para los usuarios, hay que decir que esta tecnología ayuda al medio ambiente, favoreciendo la eficiencia energética y que puede resultar tremendamente rentable a la larga’, afirma Francisco Guzmán.

Como ocurre normalmente en el mundo de la tecnología, las casas inteligentes llegaron primero Estados Unidos y después a Europa. En ese continente, la penetración del sector es de un 18% de los hogares con banda ancha y sigue en aumento. De acuerdo con la consultora Parks Associates, la tasa de crecimiento es muy alta y, mientras que en Estados Unidos el 18% de los hogares con banda ancha conectan estos dispositivos, en Europa la medición es del 14%.

La oferta actual de soluciones permite manejar prácticamente toda la casa desde un smartphone o tablet. Uno de los sectores que más avanza es el de la seguridad, aunque tanto Juniper como Parks coinciden en señalar que en Europa su importancia menor, ya que las casas son más pequeñas y que están más concentradas que en Norteamérica.

Gracias a la evolución tecnológica, las cámaras pueden colocarse de manera sencilla en cualquier rincón, con lo que se puede observar lo que está captando en directo desde cualquier dispositivo. Ahora las cámaras identifican objetos y envían avisos si observan algo extraño. A esto se suman otros elementos que hacen la vida más fácil y confortable.

Uno de los factores clave, según Juniper y Parks para el éxito del negocio de los hogares inteligentes, es la interoperabilidad, es decir que todas las herramientas de la vivienda se puedan manejar desde el mismo sitio; de ser posible, desde la misma app.

El impulso de los grandes fabricantes tecnológicos está provocando que ellos mismos generen demanda de otros fabricantes. Desde que Google invirtió 3,000 millones de euros en 2014 por Nest, que en ese entonces sólo hacía termostatos, otras marcas de Silicon Valley como Amazon o Apple han querido subirse al tren de la automatización doméstica.

Con información de El País

Opinión