Inicio Tecnología. Autos eléctricos, robots y automatización trazan la estrategia de ABB

Autos eléctricos, robots y automatización trazan la estrategia de ABB

Un plan hacia el año 2050 prevé que al menos el 50% de los vehículos sean eléctricos; ABB contribuye con soluciones de robótica, automatización y energías limpias

Autos eléctricos, robots y automatización trazan la estrategia de ABB
Autos eléctricos, robots y automatización trazan la estrategia de ABB

HANNOVER.- Las grandes tendencias en el aprovechamiento de las energías limpias han quedado de manifiesto en la Hannover Messe, la feria de tecnología industrial más importante del mundo, que esta semana se lleva a cabo en Alemania.

Bajo este paradigma, ABB provee soluciones para 23 verticales diferentes, con diferentes divisiones, que van desde generar el poder energético de cualquier tipo y distribuirlo de manera segura y confiable mediante los power grids (redes eléctricas), hasta entregarlo en la toma de corriente –ya sea de un hogar, oficina, fábrica o data center–, todo a través de distintos niveles de automatización, explica Greg Scheu, Presidente para Americas de ABB.

La compañía cuenta con más de 70 mil sistemas conectados alrededor del mundo, con cuatro divisiones que la conforman: power grids, productos de electrificación, automatización industrial y robótica y movimiento.

En el caso de México, la compañía tiene presencia en todas las divisiones, explica su director general Vicente Magaña, quien además indica que en el 90% de los autos manufacturados en el país se utilizan robots.

Tarak Mehta, Vicente Magaña y Greg Scheu, de ABB
Tarak Mehta, Vicente Magaña y Greg Scheu, de ABB

ABB provee actualmente a unos 3,000 robots que participan en el proceso de manufactura del automóviles en México, los cuales permiten realizar diagnósticos oportunos que, junto con todo el lineup en electrificación e infraestructura inteligente en las plantas de manufactura, conforman una solución inteligente y conectada que se denomina ABB Ability.

Así, la compañía apoya a las grandes armadoras en México con soluciones eficientes e inteligentes de robótica y automatización, ante una demanda cada vez más avanzada por consolidar smart connected factories.

En opinión de Magaña, la convergencia de las áreas de IT y OT es inminente, y las organizaciones requieren técnicos calificados que puedan prevenir y resolver cualquier contratiempo, hacer mejoras en el momento exacto de la producción, y acelerar el proceso de manufactura.

‘Veremos más robots, pero también veremos más tecnología y automatización en estas fábricas inteligentes y conectadas’.

 

¿Qué frena el avance de los autos eléctricos?

Autos eléctricos, robots y automatización trazan la estrategia de ABB
Autos eléctricos, robots y automatización trazan la estrategia de ABB

En opinión de Greg Scheu, la duración de la batería es una de las principales preocupaciones de los consumidores al momento de optar por un vehículo eléctrico, pues el rango de alcance en el kilometraje supone una importante barrera.

Los clientes no quieren arriesgarse a hacer un viaje largo y quedarse sin energía a medio camino, por lo que la infraestructura de estaciones de recarga también es un factor que demanda atención inmediata para impulsar las ventas de este tipo de autos.

No obstante, Scheu confía en que cuando baje el costo de las baterías, se impulsará el crecimiento de este mercado.

‘El costo es más alto de lo que debería ser’, afirma Tarak Mehta, Presidente de la división de Electrification Products en ABB, y ‘la infraestructura es otro factor que también debe ser guiado por el gobierno‘.

Por ello, la compañía ha desarrollado nuevas estaciones de recarga para autos eléctricos, las cuales son capaces de otorgar en solo 8 minutos una carga para recorrer al menos 200 kilómetros.

Un plan hacia el año 2050, expone Magaña, es que al menos el 50% de los vehículos sean eléctricos, una tecnología que ya ha llegado a México.

 

El reto energético y el análisis

Las energías renovables –como el viento o la luz solar– añaden complejidad a la cadena de valor, por lo que ABB está invirtiendo en la plataforma horizontal para que todos los stakeholders mejoren la viabilidad del sistema, de acuerdo con Claudio Facchin, Presidente de la división Power Grids y responsable de la generación de energía desde el grid hasta la subestación.

‘En la digitalización hay que asegurarse de que todos los assets en las redes sean capaces de transmitir datos de forma confiable y sean utilizados en las estaciones’, explica Facchin.

Analizar los datos en tiempo real y compartirlos para su análisis permite la mejora continua en el mantenimiento, además de mejorar el diseño de las redes para que los clientes reduzcan sus Capex y Opex, según el directivo.

Por ejemplo, un robot creado por ABB permite explorar los transformadores desde adentro, tomar fotografías y entregar datos sobre la temperatura del aceite, para su posterior análisis. Con ello se consigue una operación más eficaz y segura, evitando así fallas comunes.

La tecnología digital también está ayudando a compañías como la CFE a reducir pérdidas de energía a nivel técnico y comercial de las redes, además de contribuir a mejorar las operaciones. ‘Es una parte fundamental de la ecuación’, detalla Facchin.

 

La reforma energética

Booth de ABB en la hannover Messe 2018
Booth de ABB en la Hannover Messe 2018

Una importante tendencia indica que los recursos renovables sean aprovechados a nivel mundial, por lo que se espera que para 2050 exista una interconexión global de redes eléctricas.

Vicente Magaña apunta que ABB tiene ‘más de 100 años de presencia en México, y nuestra estrategia es más a largo plazo. Confiamos en que estos proyectos son una necesidad del país; el poder conectar esta gran cantidad de energía del norte o del sur, es un bien para todo el país’.

‘Hemos observado que la reforma energética está estructurada también en un esquema a largo plazo, entonces puedo decir con firmeza que estos proyectos están asociados con una reforma pensada a largo plazo, que con nuestra estrategia se acompañan muy bien’, agrega.

Estos grandes proyectos requieren una planeación de 2 a 3 años y unos 36 meses de ejecución, y Magaña asegura que en un país en franco desarrollo, ‘conectar estas grandes cantidades de energía es una necesidad para posicionar a México’.

Opinión