Inicio Tecnología. Blockchain cambiará la vida de todos en el futuro

Blockchain cambiará la vida de todos en el futuro

La tecnología blockchain cambiará la vida de todos en el futuro, no solo en áreas como las criptomonedas sino también en la industria, el comercio y vida pública

En la primera Cumbre Blockchain de Europa, celebrada en Eslovenia, expertos reunidos destacaron que la ‘cadena de bloques’, como se conoce blockchain, es una tecnología digital -no centralizada- que garantiza la veracidad de las operaciones por internet.

‘Es revolucionaria, comparable con el propio internet, que transformó profundamente la sociedad. Las tecnologías blockchain serán incluso algo mayor que eso’, vaticinó Joseph Lubin, cofundador de Ethereum, una plataforma de blockchain.

Todas las tecnologías que hemos desarrollado hasta ahora pueden ser introducidas en una plataforma en la que todos podemos confiar, ya que no puede ser manipulada por actores minoritarios’, aseguró el empresario canadiense al margen del Congreso.

Según Lubin, las cadenas en bloque ‘crearán un mundo en que la gente, entidades estatales, organizaciones y máquinas’ cerrarán de forma automatizada y segura ‘contratos inteligentes‘, sin necesitar intermediarios, como notarios o abogados.

Todo ello, de forma segura, rápida y sin peligro de fuga de datos, como la ocurrida recientemente en la red social Facebook, concluyó el empresario, principal orador en el Congreso de Kranj, una ciudad de unos 40,000 habitantes, al norte de Liubliana.

La reunión fue auspiciada por el Gobierno de Eslovenia, cuyo primer ministro, Miro Cerar, destacó que su país está creando las condiciones para estar entre los pioneros de las cadenas en bloque.

‘Queremos posicionar a Eslovenia como el mejor destino blockchain de la Unión Europea (UE)’, dijo Cerar.

Para ello, agregó, el pequeño país balcánico, miembro de la UE desde 2004, está sentando ya las bases para lo que calificó como ‘ecosistema blockchain’ nacional.

La administración eslovena cuenta con el apoyo de la empresa británica LedgerState, que pretende convertir a los habitantes de país balcánico en los primeros ‘ciudadanos digitales’ de Europa.

‘El proyecto piloto empezará a funcionar dentro de dos meses. Los eslovenos podrán, por ejemplo, subir sus pasaportes al blockchain. En lugar de llevar un pasaporte, bastará con llevar el móvil, y encima todo será más seguro’, explicó a Efe Nino Vang, uno de los fundadores de LedgerState.

El sistema abrirá también otras posibilidades para la administración, como el registro de propiedad sin notarios, el registro de coches, bancos de datos médicos y elecciones digitales.

Según Vang, esta revolución tecnológica tendrá un impacto positivo sobre las sociedades modernas.

Como ejemplo destacó a Estonia, probablemente el país más avanzado en la digitalización de sus servicios públicos.

La república báltica es ‘uno de los pocos países del mundo donde crece la confianza de la población en el Gobierno, porque se logra transparencia y menos corrupción’, concluyó Vang.

El principal tema de la cumbre fue la regulación legal de la tecnología y su inclusión en la Educación.

La regulación legal es uno de los principales desafíos de esta industria delicada ya que las cadenas en bloque tampoco podrán prosperar en un ambiente sobre regulado, explicó Tanja Bivic, directora de Blockchain Alliance Europe, un ONG con sede en Eslovenia.

En cuanto a la educación, la experta destacó la importancia de modernizarla para los nuevos tiempos.

‘Se trata de una industria en gran expansión, pero que no podrá ser seguida por aquellos con una educación tradicional. Hay que actuar de forma rápida y ágil, llevar la información de esta nueva industria a las aulas’, explicó Bivic.

Para destacar la apertura de Eslovenia a las nuevas tecnologías, la ciudad de Kranj inauguró en marzo pasado el primer monumento en el mundo dedicado al Bitcoin, la criptomoneda pionera en usar cadenas en bloque para sus transacciones.

‘El objetivo era darle una presencia física a una idea, una tecnología, que se quedará con nosotros, con la humanidad, por mucho, mucho, tiempo aún’, explicó Andraz Logar, uno los iniciadores del monumento, situado en una rotonda en el centro de la ciudad eslovena.

Opinión