Inicio Tecnología. CFC incumple con su obligación reguladora: Canitec

CFC incumple con su obligación reguladora: Canitec

Alejandro Puente, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones, pugnó porque exista una sana competencia en el sector y culpó a la CFC de no realizar ninguna acción efectiva contra los desequilibrios del mercado dominado por Telmex

México.- La Cámara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones por Cable (Canitec) pugna desde hace varios años porque exista una verdadera competencia en el sector, señaló su presidente, Alejandro Puente.

En opinión del dirigente, la Comisión Federal de Competencia (CFC) no cumple con su obligación de regular el mercado de las telecomunicaciones de forma efectiva.

En conferencia de prensa, manifestó que para la cámara, que agrupa a más de 200 empresas de televisión restringida, el órgano regulador no ha sentado las bases de una sana competencia y ante las claras tendencias de los desequilibrios en el mercado de las telecomunicaciones no ha realizado ninguna acción efectiva.

Refirió que a más de un año de contar con más facultades legales, la CFC, que preside Eduardo Pérez Motta, no ha logrado mejorar el escenario en donde Teléfonos de México (Telmex) tiene “una evidente dominancia”.

El representante de los cableros refirió que la anterior administración de la CFC declaró dominante a esta empresa telefónica en cinco mercados relevantes,

Sin embargo, señaló, “a la actual administración de CFC le tomó 19 meses elaborar una opinión que finalmente recomendó que Telmex debería cumplir con lo que ya establece la Ley desde 1995, que es implantar la portabilidad y dar interconexión”.

Puente expusó que las tarifas telefónicas en México son de las cuatro más caras entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Además, dijo que la competencia es insuficiente debido a la dominancia de Telmex-Telcel, que posee 94 por ciento del mercado de telefonía fija y más de 80 por ciento de la móvil.

Fuente: El Economista, México

Opinión