Inicio Tecnología. Fuchsia, el sistema operativo de Google para sustituir a Android

Fuchsia, el sistema operativo de Google para sustituir a Android

Fuchsia busca integrar a todos los gadgets de la compañía bajo un único sistema operativo que fusiona Android y Chrome OS

Google
Google

Fuchsia es el relevo más avanzado del sistema operativo de Google para sustituir a Android e integrar todos sus sistemas.

Este nuevo software va más allá de los móviles para integrar todos los aparatos conectados de la compañía, a través de una fusión entre Android y Chrome OS.

Ya en 2015, The Wall Street Journal informó de la intención de Google de fusionar su sistema operativo móvil Android, con su sistema de escritorio Chrome OS, en un único software bautizado como Fuchsia.

Sin embargo, Bloomberg reveló que la ambición de la compañía es mucho mayor y quiere un único sistema operativo que pueda funcionar con todos los sistemas, yendo hacia una completa unión de todos los entornos.

Fuchsia se está desarrollado cautelosamente para comenzar a llegar a dispositivos de la compañía en los próximos dos años, y tres años después, saltar a los smartphones y comenzar a sustituir Android. Un proceso crítico para la compañía que supondrá un antes y un después en la industria móvil.

La visión post-smartphone de la compañía es clara. El futuro pasa por un usuario conectado no necesariamente a su teléfono, con lo que la aplicación de Android se queda corta en ambientes como hogares conectados y asistentes de voz, una labor en que la compañía trabaja contra el reloj para ser la referencia en el mercado.

Según relata el medio, un grupo de ingenieros trabajan de forma sigilosa y casi en secreto para crear un nuevo sistema operativo desde cero, para superar las limitaciones  a medida que se van conectando y relacionando más dispositivos personales.

Fuchsia se está diseñando para adaptarse mejor a las interacciones de voz y las frecuentes actualizaciones de seguridad, así como para crear uniformidad de aspecto en una amplia gama de dispositivos, desde computadoras portátiles hasta diminutos sensores conectados a Internet.

De este modo, Fuchsia busca integrar a todos los gadgets de la compañía bajo un único sistema, con lo que el usuario podrá interactuar sin distinciones y aprovechar las mismas aplicaciones en su teléfono Pixel, sus altavoces Home o sus portátiles Chromebook, así como todos los sistemas externos a Google que aprovechan el código abierto y la compatibilidad con Android para relacionarse con ellos.

El planteamiento es ambicioso, ya que Android cuenta actualmente con docenas de socios, miles de desarrolladores y hay miles de millones de dólares en ingresos móviles en juego, con lo que le debe ser cautelosa.

Bloomberg explica que Sundar Pichai, CEO de Google, no tiene marcada una férrea hoja de ruta sobre la implantación de Fuchsia, sin embargo, sí cuenta con la idea de comenzar la implantación del nuevo software en los dispositivos domésticos conectados como Google Chrome o Nest, para después, cuando esté más maduro, llegar a dispositivos más trascendentes como smartphones, portátiles o tablets.

Una vez que se implante en el hogar, Google prevé cambiar su sistema Android por Fuchsia cuando esté maduro, por lo que no será antes de cinco años (tres después de llegar al hogar), ya que la adaptación al sistema operativo más usado del mundo en smartphones será más crítico para usuarios y empresas.

Opinión