Inicio Web. Google revela datos sobre cómo el COVID-19 impacta la movilidad

Google revela datos sobre cómo el COVID-19 impacta la movilidad

Google publica estadísticas sobre los efectos del confinamiento por la pandemia de COVID-19 a partir de los datos de teléfonos móviles

Coronavirus
Coronavirus

Google dio a conocer estadísticas elaboradas a partir de los datos de teléfonos móviles sobre cómo se está afectando la movilidad de las personas a causa del confinamiento por la pandemia de COVID-19 decretadas en hasta 131 países.

Los informes, accesibles para todo el mundo (https://www.google.com/covid19/mobility/), usan datos anónimos (es decir, de los que no se pueden recuperar las identidades individuales) y genéricos a nivel de país o, en algunos casos, región, para mostrar en gráficos cómo han evolucionado los hábitos de movilidad durante la pandemia.

‘La idea es ayudar a los responsables de salud pública y otras administraciones a entender mejor cuáles están siendo los efectos de las medidas adoptadas y, si es necesario, modificarlas en base a las tendencias observadas’, dijo un portavoz de Google que pidió no ser identificado.

Los gráficos de movilidad representan seis categorías distintas: tiendas y recreación; supermercados y farmacias; parques; estaciones de transporte público; lugares de trabajo; y espacios residenciales, de manera que es posible, por ejemplo, observar la tendencia de actividad.

En realidad, lo único que está haciendo Google es agregar por países y regiones unos datos que ya existían y eran públicos de forma individualizada a través de Google Maps, donde se puede consultar a tiempo real si una tienda, un restaurante u otro espacio está más o menos ocupado de lo que es habitual.

Sin embargo, esta nueva presentación permite observar de un vistazo la evolución que ha seguido la actividad en cada una de las categorías por país y entender así mejor el grado de efectividad de las medidas de confinamiento de la población.

Los informes se alimentan por tanto de los datos recabados mediante los sistemas de geolocalización de los teléfonos de particulares que hayan dado su permiso expreso, y son actualizados de forma periódica cada dos o tres días para mostrar las últimas tendencias.

Google aseguró que los informes se nutren exclusivamente de datos agregados y completamente anónimos, y que cumplen con sus más estrictos protocolos y políticas de privacidad.

De hecho, para reforzar todavía más el carácter genérico de los datos y resaltar las tendencias, en ningún caso se muestran cifras absolutas de, por ejemplo, personas que han visitado los parques o comprado en los supermercados de un país determinado, sino que los únicos números que se ofrecen son cambios porcentuales.

A diferencia de lo que han hecho algunos países asiáticos como China o Corea del Sur, estos informes no incluyen ningún tipo de dato individualizado, ni movimientos de personas concretas ni estados de salud o de infección y por tanto su utilidad no recae en prevenir posibles infecciones, sino únicamente en medir la efectividad de las órdenes de distanciamiento social.

Si un usuario desea que Google no incluya sus movimientos en estos datos agregados, deberá asegurarse de tener marcado como ‘desactivado’ el Historial de Ubicaciones en el menú de configuración de su teléfono móvil, aunque la empresa explicó que esta es una opción que ya viene desactivada de manera predeterminada y es el propio internauta quien tiene que dar el paso para que se guarde su historial.

Durante los últimos días, se ha abierto en Estados Unidos un debate sobre si Apple y Google -que juntas controlan la práctica totalidad del mercado de sistemas operativos móviles en el país- deberían colaborar con las autoridades sanitarias y el Gobierno para facilitarles grandes cantidades de datos de los que ya disponen sobre la población para luchar contra la pandemia.

Presumiblemente, estos datos serían más específicos que los anunciados este viernes, y se acercarían más a un modelo dedicado al seguimiento de casos particulares y a la prevención de nuevas infecciones como hicieron los países asiáticos, lo que sin duda plantearía grandes dudas acerca de la privacidad de los usuarios.