Inicio Web. La inteligencia artificial hará casi imposible identificar noticias falsas

La inteligencia artificial hará casi imposible identificar noticias falsas

La inteligencia artificial hace más difícil que nunca separar los hechos de la ficción, lo cual vuelve casi imposible identificar las noticias falsas

Fake news
Fake news

Con la llegada de la inteligencia artificial (IA) es posible aprovechar las enormes cantidades de datos que se ejecutan a través de algoritmos y generan tendencias, además de detectar patrones casi en tiempo real.

Por primera vez, la IA permite a las empresas comprender el flujo de información y el sentimiento a escala global. Ahora no solo comprenden los datos, también pueden medirlos, venderlos y finalmente manipularlos.

Twitter, Facebook, Microsoft y otras compañías tecnológicas poseen grandes cantidades de datos sobre cada persona que usa sus servicios. Hasta hace poco, esta información era difícil de usar, simplemente por su tamaño y complejidad. Los analistas humanos necesitarían años y miles de horas de trabajo para definir, detectar y seguir las tendencias complejas que señalan los datos.

Todo esto cambió con la llegada de la inteligencia artificial, que se desarrolla al ser alimentada por enormes cantidades de datos, ejecutándola a través de algoritmos y generando tendencias.

Por su parte, los gobiernos también codician estos datos, lo que significa que estamos en una era de vigilancia y espionaje.

El espionaje moderno ya no está limitado por las fronteras nacionales y las operaciones encubiertas del mundo real. Lo que ahora prevalece, se basa en la manipulación de datos y la propaganda, inyectada directamente en los centros en línea más populares de medios a nivel mundial.

Hasta ahora, los gobiernos delegaban tales tareas, lo que a menudo era costoso y difícil. La maquinaria que debía ponerse en marcha requería la coordinación con profesionales e instituciones de los medios de comunicación. En ciertos casos, los eventos se registrarían en estudios y los testigos falsos, a menudo actores, se comprometían a dar a la escena un toque de autenticidad. Las imágenes resultantes se utilizaron para influir en la opinión pública.

Hoy en día, ya no se requiere de estudio ni actores. Todo lo que se necesita es una buena PC y la inteligencia artificial es capaz de generar caras falsas: (haga clic en el enlace, cargue y presione el botón de actualización y IA generará una nueva cara con cada actualización), ajustándolas y haciendo que actúen como algo, en un entorno falso generado.

En caso de que no se quiera usar un individuo inexistente, la inteligencia artificial también puede ayudar a adjuntar la cara de una persona real a cualquier tipo de material de archivo y pedirle que haga lo que queramos.

Estas imágenes se pueden optimizar aún más en la posproducción, y el resultado final es una falsificación visual perfectamente auténtica, lista para ser publicada en línea.

Solo hace falta publicar lo suficiente y la gente comenzará a reaccionar. Youtubers analizarán las imágenes, los blogs publicarán al respecto y abundarán las controversias. Una vez que se alcanza una masa crítica, los medios de comunicación los recogerán. En las plataformas de la redes sociales, se formarán grupos en conflicto.

Después, depende de la organización que lanzó las imágenes falsas para seguir agregando combustible al fuego; y este conflicto en línea puede extenderse fácilmente a la política: los políticos y las celebridades intentarán ganarse el valor del público expresando su propia opinión sobre el tema, dando así la noticia a quienes gravitan en su alrededor.

En un activismo moderno como el que vivimos, el paso final sería organizar manifestaciones públicas. Unidos bajo una bandera común, los grupos civiles se enfrentarán entre sí (o directamente con las autoridades) , y si se hace ‘bien’, los disturbios pueden estallar en un país como un incendio forestal.

Pero aún hay más, este conflicto puede dar lugar a que los países limítrofes y los socios estratégicos reconsideren su relación con el país afectado y presten una mano o impongan sanciones, afectando así el equilibrio global de poder de una manera u otra. Pronto, una región entera puede verse envuelta en un conflicto, todo debido a una campaña de noticias falsas cuidadosamente orquestada que cubre un evento que nunca sucedió.

Como individuos, no hay mucho que podamos hacer para detener el abuso de nuestra privacidad y el derecho a la información; pero como grupo, podemos cambiar la corriente haciendo lo que muchos de nosotros hacemos nuestra tarea cotidiana: una dosis saludable de escepticismo y la verificación de datos y asegurándose de que las noticias provienen de fuentes confiables y diversificadas.

Opinión