Inicio Articulos. La red mexicana de comunicaciones digitales, un flanco débil en la lucha...

La red mexicana de comunicaciones digitales, un flanco débil en la lucha contra el crimen

Revista Mundo-Contact

   

La red mexicana de comunicaciones digitales, un flanco débil en la lucha contra el crimen

Los equipos analógicos de policías estatales son fácilmente “escuchables” por delincuentes La red de radiocomunicaciones digitales no es administrada por la autoridad pública, sino por una empresa particular No existe un estándar para la adquisición de equipos, ni para la administración de protocolos de seguridad en radiocomunicación

 Por Edgar Vásquez *

La red de radiocomunicaciones digitales mexicana, una infraestructura fundamental para el trabajo del personal de campo de las instituciones de seguridad pública del país, podría ser insegura, ya que es susceptible de ser infiltrada y no es fácilmente interconectable con sistemas de radiocomunicación similares como el norteamericano, pues el sistema actual es de origen europeo (protocolo Apco25) y usa los estándares de ese continente. Esto último es importante, pues la colaboración policiaca y de seguridad entre México y Estados Unidos es pieza clave en la lucha contra las bandas del crimen organizado.

La red de radiocomunicaciones digitales forma parte de la Red Nacional de Telecomunicaciones (RNT), cuya dirección general fue creada en 2001 y es una parte importante del Sistema Nacional de Seguridad Pública de México, instancia que coordina los esfuerzos en la materia en todo el país.

De acuerdo con el Informe de Actividades 2009 del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, actualmente hay 150 municipios integrados a la RNT y en todo el país existen 8 mil 653 equipos de equipos de radiocomunicación digital, encriptada y troncalizada.

Sin embargo, existen retrasos en la modernización de equipos en varios estados del país, donde los sistemas de radiocomunicaciones de los cuerpos policíacos siguen siendo analógicos, lo cual hace posible que las comunicaciones entre miembros de las policías estatales puedan ser escuchadas por criminales que intervienen sus frecuencias. Esto ocurre en Pachuca, Hidalgo, donde el director de la Secretaría de Seguridad Pública, Tránsito y Protección Civil Municipal (SSPTPCM), Roberto Terán Contreras, reconoció que sus 400 equipos de radiocomunicación son interferidos por la delincuencia organizada o por cualquier técnico con conocimientos especializados (http://impreso.milenio.com/node/8743140).

Aún más preocupante es el hecho de que algunas bandas criminales han instalado sus propios sistemas de radiocomunicaciones en lugares inaccesibles del país, como ocurrió en el Cerro de La Chiva, en el estado de Sinaloa, donde en 2008 el ejército mexicano detectó e  incautó 23 antenas de radiocomunicación.

Radiocomunicaciones contra el crimen

En el caso de la red de radiocomunicaciones digitales mexicana, su principal debilidad consiste en que su administración no depende directamente del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), sino de una empresa externa (EADS, antes Matra), lo cual la hace muy vulnerable, pues difícilmente un tercero puede mantener un sistema de administración tan seguro como la propia autoridad.

Por otra parte, la Red Nacional de Telecomunicaciones requiere de un mantenimiento preventivo-correctivo que no ha tenido por años. Además, por cada equipo nuevo de radiocomunicación que se agregue a la RTN debe pagarse un licenciamiento, lo cual eleva el costo del mantenimiento para el gobierno mexicano, haciendo de dicha empresa un monopolio.

Otra consecuencia de ese predominio comercial es el elevado costo de los equipos de radiocomunicación, que se eleva hasta 200 por ciento en promedio, debido a las condiciones comerciales existentes.

Al mismo tiempo, en toda la República Mexicana no existe un estándar que rija ni la adquisición de equipo de radiocomunicaciones, ni la administración de protocolos como manejo de grupos, claves o llamadas de emergencia.

A esos problemas se suma el que los municipios utilizan los recursos recibidos mediante el Subsidio para la Seguridad Pública de los Municipios y las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal (SUBSEMUN) en compras de equipos como botas, chalecos antibalas y radios, pero sin planear dichas adquisiciones ni seguir estándares; aún más, en México las fuerzas policiacas municipales no manejan protocolos de seguridad a diferencia de otros países, debido a lo cual los delincuentes pueden fácilmente monitorear las comunicaciones policiales.

Finalmente, tal vez lo más grave en términos de seguridad en radiocomunicaciones es el extravío de radios de los cuerpos policiacos: nadie sabe dónde se encuentran y no pueden ser desconectados, por lo que posiblemente la delincuencia organizada siga usándolos. Al mismo tiempo, en muchos estados los policías cuentan con radios anticuados cuya operación es difícil, por lo que en algunas entidades los policías se comunican mediante sistemas de radiocomunicación comercial que no poseen características de seguridad y son fácilmente interceptables.

Posibles soluciones

¿Qué podría hacerse? Que el SNSP se haga cargo por completo de la red de radiocomunicaciones digitales, y posteriormente revisar el sistema que se usa, pues el actual estándar no es interconectable con los sistemas de radiocomunicación de Estados Unidos, el principal socio comercial y de seguridad de México.
El actual sistema de radiocomunicación en que se basa la RNT tiene los siguientes defectos:

Señalización propietaria: Nadie más fabrica radios ni repetidores. Debido a lo anterior el precio de sus radios y repetidores es alto. Dependen totalmente de un solo fabricante: No existe otro soporte ni respaldo, ni siquiera para accesorios básicos. Es muy caro expandir el cubrimiento: Para cubrir carreteras, áreas rurales, montañas, desiertos, costas. Es difícil y caro instalarle GPS (Localización Automática de Vehículos – LAV). Es difícil enviar y recibir datos. Es difícil enviar y recibir textos: A la fecha falta un grandísimo porcentaje de la República Mexicana por cubrir.

Las radiocomunicaciones digitales deberían utilizar el sistema Tetra que ofrece un mayor nivel de seguridad y de servicios:

Usa una menor frecuencia: lo que permite cubrir una mayor cobertura geográfica, característica muy útil en áreas despobladas del México. Es posible desconectar de un grupo cualquier radio, para evitar filtraciones de mensajes. Tiene un alto espectro de eficiencia: 4 canales en 25 hz. Permite hacer llamadas muy rápidas: menos de 500 milisegundos para hacer una llamada. Asegura comunicaciones a alta velocidad: 400 km/h Se ajusta a los protocolos más comunes de radiocomunicación, lo que asegura su compatibilidad. La infraestructura de Tetra está separada (pero se conecta) con la red de teléfonos celulares, con lo cual cualquier persona puede llamar a un número de emergencia de forma gratuita. Provee respaldo contra fallas y caídas del sistema, lo cual asegura el éxito de las comunicaciones. Si no existiera una red móvil (celular) puede usarse en modo walkie-talkie. Cuenta con modo gateway: un teléfono con sistema Tetra puede servir como enlace para conectar otros teléfonos.

En conclusión, la lucha del gobierno mexicano contra el crimen organizado debería considerar como prioritaria la adopción de buenas prácticas en la planeación, adquisición y administración de equipos de radiocomunicación, pues actualmente tanto esta infraestructura como los servicios que proporciona son algunas de las principales debilidades en esta batalla, y los resultados pueden leerse regularmente en las malas noticias publicadas en los diarios de México.

* Asociado individual del Instituto Nacional de Administración. Su perfil en LinkedIn es: http://mx.linkedin.com/in/edgarvasquez

 

 

 
Opinión