Inicio Tecnología. Las TIC, recurso estratégico para crear valor en las organizaciones

Las TIC, recurso estratégico para crear valor en las organizaciones

El 2008 fue un año muy especial para el sector de las tecnologías de información en México, pues se conmemoraron 50 años de la instalación de la primera computadora en este país.

Con motivo de este aniversario, celebraron diversas actividades organizaciones académicas y profesionales. De particular interés resultó el “Congreso 50 años de la Computación en México” (www.congreso50.unam.mx), cuyo objetivo central era crear un foro de reflexión sobre la situación y las perspectivas de la disciplina en México.

Un amplio mosaico de académicos, investigadores, empresarios y funcionarios públicos analizó temas de gran relevancia, como la necesidad de valorar y fomentar la investigación en computación; la importancia de articular una estrecha vinculación entre la academia, el gobierno y la industria; la urgencia de formar profesionistas con sólidos conocimientos, capaces de insertarse exitosamente al sector productivo de nuestro país, y el papel de la informática y de las comunicaciones como componentes esenciales para incrementar la productividad y la competitividad de las organizaciones.

Explotar eficientemente el potencial que las comunicaciones puede ofrecer a las organizaciones, no es una tarea sencilla. La tecnología de las comunicaciones per se difícilmente reporta beneficios a las organizaciones -como lo señala la famosa “Paradoja de la Productividad” de Robert Solow- y, de hecho, puede resultar contraproducente.

Una perspectiva muy aceptada considera que las comunicaciones otorgan beneficios a las organizaciones en la medida en la que aquéllas se encuentren estrechamente alineadas a los elementos y objetivos de negocio de éstas.

Sin embargo, este enfoque puede también resultar restrictivo pues, por una parte, supedita las tecnologías de la comunicación (TIC) a una función de soporte de la estrategia organizacional; por la otra, supone un mundo estático en el que esta alineación puede llevarse a cabo y sostenerse, cuando en realidad tanto las necesidades de negocio como las capacidades de las TIC se encuentran en un proceso perpetuo de cambio, que podría verse limitado si la prioridad se fijara en mantener la alineación entre ellas.

Por ello, las TIC deben ser consideradas un activo esencial de las organizaciones, capaces de evolucionar en paralelo con la estrategia de negocio, e integrada a ésta al perseguir objetivos comunes de largo plazo.

En esta visión integral, las TIC se transforman en un recurso estratégico de la organización. Sin embargo, para que este recurso sea capaz de ofrecer ventajas competitivas sostenibles a largo plazo, debe contar con atributos que lo distingan claramente de sus competidores.

Hoy reconocen muchos investigadores que el principal atributo para garantizar esta ventaja competitiva de largo plazo, radica en las habilidades de gestión de las TIC dentro de la organización.

Así es como entendemos la gestión estratégica de las TIC en la Maestría en Tecnologías de Información y Administración del ITAM. El profesionista puente que formamos es precisamente aquél capaz de entender al mismo tiempo los procesos, elementos y estrategias de negocio, de explotar las estrategias y capacidades de las TIC, y, sobre todo, tiene la habilidad de integrar ambas estrategias para crear un entorno de creación de valor permanente en su organización.

Este enfoque resume nuestras reflexiones sobre algunos de los planteamientos lanzados en el congreso “50 años de la Computación en México”. Profesionistas con los conocimientos y habilidades aquí presentados, no sólo se insertarán ágilmente al sector productivo, sino que resultarán indispensables para incrementar la competitividad de nuestras organizaciones.

Fuente: El Financiero, México 

Opinión