Inicio Datos duros. México acelera los pagos móviles

México acelera los pagos móviles

Los pagos móviles en comercios físicos en México son utilizados al menos una vez al mes por el 30% de los internautas bancarizados

Pagos móviles

Los pagos móviles en comercios físicos en México están creciendo de forma acelerada, y son un método de pago que se utiliza al menos una vez al mes por el 30% de los internautas bancarizados.

Además, en 2019 se convirtieron en el medio de pago principal para el 8.5%, comparado con el 2% en 2018, de acuerdo con el IX Informe de Tendencias de Medios de Pago de Minsait Payments.

A pesar de ello, la principal barrera para la masificación del pago móvil se debe a que 1 de cada 4 consumidores aún no ha utilizado el smartphone para pagar en comercios físicos principalmente porque los establecimientos no ofrecen esa opción.

Según este reporte –realizado entre más de 45 directivos del sector bancario y más de 4,000 encuestas a la población bancarizada de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México, Perú, República Dominicana, España, Portugal y Reino Unido–, el 55.3% de la población bancarizada en México usa ya dos o más bancos.

Sin embargo, el nivel de bancarización mexicano continúa siendo el más bajo de los países analizados, no sólo a nivel de población total (36.9%) sino también entre la población bancarizada internauta (78.9%), de acuerdo con el informe.

Por otro lado, la canibalización entre tarjetas y los servicios de pagos a cuenta, especialmente a partir de los próximos servicios de iniciación de pagos, es considerada como una realidad más que incipiente.

En este sentido, 6 de cada 10 directivos de empresas de sector bancario entrevistados consideran bastante probable que el pago desde cuenta sustituya a la tarjeta en e-commerce en los próximos diez años.

Pese a ello, los datos del estudio trasladan que el servicio de iniciación de pagos es aún un gran desconocido ente la población bancarizada con experiencia de compra online. El nivel de desconocimiento supera el 65% en ocho de los diez países analizados.

Dentro de las posibles innovaciones respecto a la autenticación de pagos, es la huella dactilar la que corre con más ventaja. Más del 60% de la población bancarizada está dispuesta a utilizar este medio de autenticación, que se percibe más seguro, moderno, fácil y rápido que el actual PIN.

Asimismo, el uso de dispositivos móviles como medio de pago ha experimentado un fuerte incremento de nuevos usuarios, aunque aún es muy bajo en comercios físicos.

La falta de confianza e irrelevancia son inhibidores comunes en los once países, con la particularidad de que los comercios en Latinoamérica van detrás de la tecnología y no disponen de esta opción de pago.