Inicio Tecnología. Microsoft se reinventa con el cómputo en la nube

Microsoft se reinventa con el cómputo en la nube

Microsoft ha logrado reinventarse gracias a su orientación hacia la nube, recuperando así su valor en Bolsa

Microsoft
Microsoft

Si bien Microsoft ofrecía una imagen de empresa vieja entre muchos clientes e incluso empleados que la calificaban como lenta, inadaptada a la era de la movilidad y al trabajo flexible en red y además anclada en el decreciente poder de Windows, la compañía se ha reinventado de tal manera que su caso ya está siendo estudiado en las escuelas de negocios.

Su presidente ejecutivo, Satya Nadella, escribió un libro para explicarlo, apenas cinco años después después de tomar el mando de la compañía.

Los últimos cinco años han sido toda una aventura, confirma Esteve Clayton, encargado de contar la historia de la transformación de Microsoft en su trabajo como jefe de narrativas de la compañía. Lo hace ante un grupo de medios europeos, que fueron invitados a su sede de Redmond, Seattle.

Una de las decisiones más importantes que ha tomado Nadella fue la adquisición de Github, la mayor plataforma del mundo del software libre, que antes Microsoft ignoraba y despreciaba, donde millones de ingenieros usan los sistemas operativos de su elección.

‘Reforzamos nuestro compromiso con la libertad, la apertura y la innovación’, dijo Nadella al iniciar la operación hace un año.

La gran apuesta ha sido la nube. La compañía ha conseguido evolucionar su tradicional negocio de servidores y bases de datos hacia la computación en la red.

Los ingresos de su producto Azure crecieron un 98% en 2017 y un 76% en 2018.

‘Para las compañías que se están moviendo a la nube, Microsoft representa uno de los proveedores esenciales para el futuro y, además, es una compañía con una gran tradición en el pasado’, destaca el analista de Gartner, Ed Anderson.

La otra gran apuesta de Nadella es la inteligencia artificial que la compañía ha introducido en sus productos tradicionales permitiendo, por ejemplo, que Outlook bloquee periodos para pensar, o que Powerpoint proponga diseños y fotografías en función de la presentación que se quiere realizar.

Y además, tiene también su propio equipo de inteligencia artificial que, según explica David Carmona, director general de marketing de AI en la compañía, ha producido más de 22,000 artículos científicos en reconocimiento de voz, accesibilidad, sensores, realidad virtual y aumentada, aprendizaje automático.

Las gafas HoloLens, el asistente Cortana, el uso de big data para solucionar problemas ambientales o los videojuegos online, son algunos de los ejemplos de cómo la compañía quiere incorporar la inteligencia artificial a todos sus productos.

‘Nuestro desafío colectivo es conseguir que Microsoft prospere en un mundo que prioriza las tecnologías móviles y la nube’, señala Nadella.

Es así como Microsoft sobrepasó a Apple como la empresa más valiosa de la bolsa por primera vez en ocho años. Y más importante aún para la empresa: en un año entre julio de 2016 y 2017 un 17% de empleados de la compañía que se habían retirado volvieron a ella, aunque la empresa no indica cuántos de ellos son ingenieros.

 

La computación cuántica

Nadie lo duda: el negocio por el que todas las empresas van a apostar en los próximos cinco años es la computación cuántica.

IBM fue la primera gran empresa en apostar, en los años 80, por investigar en este campo, llamada a cambiar de forma radical la forma en que trabajan las máquinas: no funcionan con bits sino con cubits, que usan un fenómeno conocido como superposición cuántica para multiplicar la forma exponencial la capacidad de almacenamiento y computación de estos computadores.

Las posibilidades que ofrece la tecnología para resolver todas las ahora irresolubles -en simulación, medicina o seguridad- merecen inversión, dice Philip Carnelley, analista senior de IDC Europa.

Google y Microsoft también han puesto en marcha sus propios departamentos de cuántica. Esta tecnología será comercialmente relevante en los próximos cinco años, dice Krysta Svore, investigadora principal del equipo de Microsoft, quien no detalla cuánto dinero se está invirtiendo en este campo. Los primeros experimentos en la nube ya han comenzado sobre todo en el campo de la química, explica Svore.

Opinión