Inicio Tecnología. ¿Qué pasa con la tecnología de radiofrecuencia?

¿Qué pasa con la tecnología de radiofrecuencia?

Aunque existen ventajas en el uso de identificación inalámbrica de productos su costo es un obstáculo para adoptarla

Una de las tecnologías empresariales de las que se pronosticaba una rápida adopción es la tecnología de identificación de radiofrecuencia (RFID), que permite identificar productos mediante dispositivos inalámbricos, y que es una solución más avanzada que los códigos de barras.

No obstante, su adopción ha sido lenta debido a los costos y a la poca rapidez en el retorno de la inversión que encuentran las empresas. Las compañías que más beneficios obtienen de este tipo de sistemas son las de manufactura, almacenamiento, administración de logística y distribución, de acuerdo con un estudio de la consultora IDC.

Desde la perspectiva de Fernando Lezama, director general de Sybase, el principal reto para la adopción de estos sistemas es la falta de visión.

Sin embargo, existen factores que generan buenas perspectivas para este negocio, entre los que se encuentran el aumento en ventas de notebooks con acceso a redes de alta velocidad, agendas digitales personales y teléfonos celulares con capacidades de datos.

Así, se estima que este año 50% del mercado de dispositivos móviles empresariales será de soluciones en Identificación por Radiofrecuencia (RFID).

Por esta razón, uno de los sectores que busca impulsar esta compañía es el gobierno. “La movilidad se utiliza para operaciones transaccionales y de manufactura, pero nuestro objetivo es contribuir a crear una economía de servicios móviles, tanto comerciales como de gobierno”, explicó Lezama.

El mayor reto es lograr que los empresarios estén dispuestos a incluir la movilidad en sus estrategias, sobre todo porque los consumidores la demandan en todas las áreas, desde servicios financieros hasta trámites gubernamentales, agregó.

La tecnología de RFID permite a las empresas hacer inventarios sin la necesidad de leer cada una de las cajas con códigos de barras, sino a través de un lector que detecta inalámbricamente todos los productos de manera inmediata. Además, esta tecnología contribuye a un mayor control en cuestiones de logística para la fabricación.

Existen diferentes tipos de etiquetas de RFID: las que permiten sólo lectura de producto, que son las más accesibles para las empresas, y las “inteligentes”, que pueden enviar información a un dispositivo móvil.

Entre las empresas que ya cuentan con este tipo de soluciones se encuentran Telcel, Cemex, Levi’s, Peñoles y Banca Ixe.

Fuente: El Universal, México

Opinión