Inicio Tecnología. Roban iPhones en CDMX y se apropian de datos personales

Roban iPhones en CDMX y se apropian de datos personales

Esta nueva modalidad de phishing consiste en convencer a la víctima de compartir información personal con el pretexto de localizar su iPhone robado

Hallan en cárceles mexicanas 2,901 celulares para extorsiones
Extorsión

La firma de seguridad S21sec emitió una alerta por una nueva modalidad de fraude tipo phishing relacionada con el robo de iPhones, registrado en el transporte público de la Ciudad de México.

El método de fraude consiste en convencer a la víctima de compartir información personal con el pretexto de localizar su dispositivo robado, a través de mensajes firmados supuestamente por el soporte de Apple.

Cuando el afectado solicita a la empresa de telefonía que le brinda servicio un nuevo chip para recuperar su línea, y tras ser colocado este en un equipo nuevo, comienza a recibir avisos donde se le pide acceder a un enlace para ubicar su iPhone robado.

Dichos mensajes poseen un diseño y tipografía similares a los usados en las comunicaciones oficiales de la empresa fabricante, lo que aumenta el riesgo de compartir la contraseña para acceder al dispositivo y a toda la información guardada en él.

 

Así funciona el engaño

1. El iPhone es robado mientras el usuario viaja en transporte público.

2. La víctima cancela el chip y solicita uno nuevo a su proveedor de servicio de telefonía.

3. Al colocar el chip en un nuevo dispositivo, comienza a recibir mensajes con un enlace a través del cual supuestamente podrá localizar su dispositivo; el número telefónico desde donde se envían estos avisos es ocultado por una máscara informática que cambia los dígitos.

4. Al dar clic en el enlace, este redirecciona a una página web que solicita el código de acceso del dispositivo, con el pretexto de ‘bloquear el iPhone perdido’.

5. Tras ingresar el código, la página pide también la contraseña para acceder a los servicios de iCloud del usuario, con el supuesto fin de ‘bloquear la activación’.

6. Si la víctima hace caso omiso, los criminales envían nuevos mensajes para incrementar el sentido de urgencia, firmados en nombre de Soporte iCloud.

7. Al ingresar en ese nuevo enlace, la página redirecciona a un sitio web bastante similar al oficial de iCloud y solicita el ID de Apple del usuario.

Incluso una semana después de efectuado el robo, si la víctima aún no cae en el engaño, los criminales pueden enviar mensajes de audio pregrabados desde un número marcado como desconocido para avisar que existe el peligro de que la cuenta sea hackeada, e informando que enviarán un enlace para protegerla.

Al buscar en los códigos de programación de los enlaces compartidos por los asaltantes, los expertos en ciberseguridad de S21sec encontraron directorios no protegidos donde se alojan las imágenes utilizadas para crear las páginas web antes mencionadas, que en realidad son capturas de pantalla de los sitios oficiales de la empresa fabricante, así como los audios de los mensajes pregrabados en formato wav.

Este tipo de fraude es una respuesta ante las medidas de seguridad que ofrecen los modelos recientes de iPhone, como reconocimiento facial, el cual dificulta a las personas ajenas el acceso al contenido del dispositivo.

El robo de teléfonos celulares, que está alcanzando cifras récord en el transporte público de la Ciudad de México, no solo supone la pérdida de la inversión que un usuario realiza al momento de adquirir uno de estos dispositivos: también conlleva el riesgo de que sus datos personales puedan caer en manos del crimen organizado.

Manuel Macías, Security Consultant de S21sec, indica que es necesario aprender a identificar las direcciones URL que parecen sospechosas y revisarlas a conciencia antes de compartir nuestros datos.

‘Además, los mensajes enviados en este tipo de fraude suelen mostrar faltas de ortografía, como ausencia de acentos con tilde, y las empresas originales son muy cuidadosas en la redacción de sus comunicados oficiales’.

‘Una empresa establecida jamás enviará mensajes con hipervínculos que redireccionen a una página web para solicitar datos personales, como contraseñas de cuentas y servicios. Ante cualquier duda, por mínima que sea, lo mejor es ser prudente y contactar directamente al área de soporte de la empresa fabricante’, agrega Macías.

Opinión