Inicio Tecnología. Sony Ericsson busca recuperarse con venta de smartphones

Sony Ericsson busca recuperarse con venta de smartphones

Sony Ericsson no vivió un 2010 exitoso: tuvo ventas bajas de teléfonos y perdió popularidad ante marcas como iPhone y Blackberry. Ante ello, manifestó que lanzará una nueva línea de teléfonos inteligentes para impulsar su crecimiento este año.

“Esperamos un año mejor al anterior”, dijo Bert Nordberg, presidente ejecutivo de Sony Ericsson, al dar a conocer las perspectivas de ventas y ganancias para el 2011.

Y admitió que la empresa había subestimado la velocidad con la que necesitaba lanzar nuevos productos, “pero este año seremos más rápidos”.

La empresa reconoció que ganancias de su cuarto trimestre fiscal 2010 fueron menores a las esperadas por los analistas. Reportó 35 millones de euros (47 millones de dólares) cuando según un sondeo de Reuters, se habían pronosticado ganancias de 79.7 millones de euros.

Esto se debió a que en el trimestre mencionado, Sony Ericsson despachó 12% menos teléfonos de los esperados, a un precio promedio también menor, para seducir a los usuarios (de 136 euros en promedio).

La estrategia

Para compensar esta mala experiencia, la empresa que funge como una sociedad entre la sueca Ericsson y la japonesa Sony, prometió conseguir ganancias superiores en los próximos tres meses.

Confía en su modelo Xperia, que lanzó en diciembre pasado su modelo Xperia Arc y en su nueva línea de smartphones que lanzará en febrero, con en el sistema operativo Android (de Google).

Pero los nuevos modelos no llegarán a tiempo a las tiendas para apoyar los resultados del primer trimestre de este 2011, lo que dejará al grupo con una brecha que cubrir, tras ya haber bajado los precios en Navidad para conseguir que los consumidores compraran sus teléfonos antiguos.

“Siempre hemos tenido como prioridad la rentabilidad, pero debo admitir que habrán algunas dificultades en el primer trimestre”, dijo el presidente financiero, Bill Glasier, en una conferencia telefónica con analistas.

Fuente: El Economista 

Opinión