La optimización de la red, una estrategia fundamental para competir

Por Mundo Contact | 17 noviembre 2011 | Tecnología

La competitividad de los operadores telefónicos tanto fijos como móviles depende de tres factores básicos: incrementar el número de clientes, aumentar el ingreso promedio (ARPU) y reducir los gastos operativos y de capital

La competencia entre los principales prestadores de servicios de telefonía ha permitido que los usuarios puedan encontrar diversas ofertas atractivas con dispositivos inteligentes capaces de soportar todo tipo de aplicaciones, así como paquetes de voz y de datos. Esta oferta de servicios y planes interesantes es la respuesta a un fenómeno común en toda la región, el cual tiene que ver con la saturación del número de líneas móviles que, en la mayoría de los casos, supera el número de habitantes por país. Cuando parece que ya no hay a quién ofertar una línea móvil más, el reto es más interesante para las vicepresidencias de mercadeo y nuevos servicios, las cuales deben ser más creativas buscando opciones para mantener a los usuarios satisfechos y la operación rentable.

Lee este artículo completo en el número más reciente de la Revista Mundo Contact.

La optimización de la red, una estrategia fundamental para competir

Por Mundo Contact | 1 octubre 2011 | Articulos, Tecnología

Revista Mundo-Contact

   

La optimización de la red, una estrategia fundamental para competir

La competitividad de los operadores telefónicos tanto fijos como móviles depende de tres factores básicos: incrementar el número de clientes, aumentar el ingreso promedio (ARPU) y reducir los gastos operativos y de capital

Oscar Parra*

La competencia entre los principales prestadores de servicios de telefonía ha permitido que los usuarios puedan encontrar diversas ofertas atractivas con dispositivos inteligentes capaces de soportar todo tipo de aplicaciones, así como paquetes de voz y de datos. Esta oferta de servicios y planes interesantes es la respuesta a un fenómeno común en toda la región, el cual tiene que ver con la saturación del número de líneas móviles que, en la mayoría de los casos, supera el número de habitantes por país. Cuando parece que ya no hay a quién ofertar una línea móvil más, el reto es más interesante para las vicepresidencias de mercadeo y nuevos servicios, las cuales deben ser más creativas buscando opciones para mantener a los usuarios satisfechos y la operación rentable.

Ya sea que se trate de un operador telefónico móvil o fijo, el poder mantenerse competitivo en el mercado dependerá de que el prestador de servicios pueda cumplir con los objetivos básicos: incrementar el número de clientes mientras se mantiene satisfechos a los ya existentes, aumentar el ingreso promedio por cada uno de estos clientes (ARPU) y reducir los gastos operativos y de capital. Lo anterior sugiere desde luego un perfecto sincronismo entre las diferentes áreas funcionales que, al tener claras estas premisas, deberán enfrentar desafíos financieros, de mercadeo y técnicos.

Por tanto, para responder a las exigencias del mercado, los operadores telefónicos han seguido una serie de estrategias que finalmente benefician al usuario y a las empresas. La creación de servicios de valor agregado basados en redes IP, el despliegue de contenidos en redes móviles y fijas, la integración con las redes sociales, los tonos personalizados, los juegos en línea, los servicios de conferencia y call center y la implementación de servicios en la nube, son algunas de los múltiples opciones que pueden encontrarse.

No puede pensarse en la creación de nuevos servicios sin una red capaz de soportarlos. Por lo tanto, la estrategia de ingeniería debe ser congruente con el objetivo y es por ello que gran parte de los operadores han seguido nuevos pasos en su renovación tecnológica: migración a nuevas redes, implementación de nuevas arquitecturas como IMS (IP Multimedia Subsystem) o redes 3G, 4G y optimización de las redes existentes, entre otros.

La toma de decisión al adquirir nueva infraestructura debe ser cuidadosa y es importante que se haga respondiendo tres preguntas: ¿Cuál es la inversión actual? ¿en cuánto tiempo se recupera? y ¿cómo impacta al modelo de negocios? Las dos primeras parecen obvias; su respuesta es necesaria y obligatoria en cada proceso de inversión en infraestructura. La última es un poco más profunda y su respuesta juega un papel fundamental, pues es importante tener presente como será la operación antes y después de los cambios arquitecturales y cómo contribuyen estos cambios a los objetivos inicialmente planteados, a saber: clientes satisfechos, incremento de los ingresos y reducción de los costos.

Hablando de reducción de costos, la pregunta es: ¿cómo puede el operador hacer más eficiente su red para prestar más y mejores servicios de voz con la menor inversión y costos posibles? La optimización de la red es la clave para contestar esta pregunta. Optimizar la red permite reutilizar la infraestructura existente e incrementar la capacidad de transmisión de voz que tiene el operador telefónico. Existen varias formas de realizar la optimización, pero una que tiene una real incidencia sobre las finanzas del operador es la optimización en la capacidad de transmisión. Entre más capacidad de transmisión tiene un operador, mas usuarios pueden llamar a través de su red, lo que significa mejor servicio y mayor ingreso. La capacidad de transmisión se mide a través de lo que se conoce como ancho de banda. Entre mayor ancho de banda en voz, mayor capacidad de transmisión tendrá el operador.

Para nadie son secreto los increíbles costos que debe asumir un operador cuando de ancho de banda se trata. No importa si es ancho de banda en IP o en redes tradicionales (TDM o Time Division Multiplexing), una parte importante de los costos operativos inmersos en la prestación de servicios de voz son abarcados por este recurso. Un número no despreciable de operadores fijos y móviles ha tomado cartas en el asunto y ha logrado lo que hoy en día llamamos ‘optimización de ancho de banda’. Es decir, con el mismo ancho de banda con que se cuenta, es posible para estos operadores pasar una capacidad mayor de tráfico de voz por sus redes, atendiendo a mas usuarios.

Implícitamente se pueden ver las consecuencias positivas de optimizar el ancho de banda:

Reducción significativa en el costo de este recurso. El mismo ancho de banda puede ser usado para atender un mayor número de usuarios. Reducción en inversión adicional de infraestructura. Una red optimizada permite que la infraestructura ya existente tenga una mayor capacidad y por lo tanto una adquisición de más equipos no sea necesaria. Con esto en mente, los objetivos se siguen cumpliendo: incremento del número de usuarios y de ingresos, y reducción de los costos. Una mezcla importante para que los operadores sigan siendo competitivos.

Ya sea a través de la implementación de nuevos y novedosos servicios, o de la reducción de los costos de operación, el reto para los operadores siempre será ofrecer mejores alternativas a sus clientes y mantenerlos en su red la mayor cantidad de tiempo posible. La competencia en este aspecto ha sido de gran beneficio para los usuarios. Ya veremos qué otras sorpresas nos traerán las nuevas tecnologías en sistemas operativos móviles, pero lo cierto es que la optimización de la red móvil o fija seguirá siendo una estrategia fundamental para que los operadores puedan competir efectivamente.

* Regional Account Manager, Dialogic